Connect with us
Haya de la Torre y el 23 de mayo en la actualidad Haya de la Torre y el 23 de mayo en la actualidad

Uncategorized

Haya de la Torre y el 23 de mayo en la actualidad

Published

on

110 Vistas
¡Clickear Stars!
(Votos: 2 Promedio: 5)

Haya de la Torre y el 23 de mayo en la actualidad

Por José Antonio Torres Iriarte

Víctor Raúl Haya de la Torre fue capaz de construir el aprismo como frente único, como movimiento continental y como partido político en el Perú, como la más cabal expresión de una filosofía y un pensamiento político forjado en el trabajo intelectual y en la lucha al lado del pueblo.

La jornada del 23 de mayo

Haya de la Torre y el 23 de mayo en la actualidad

La jornada del 23 de mayo

La jornada del 23 de mayo de 1923 constituyó un hito en la historia del movimiento social y político de un pueblo que desde las primeras décadas del siglo XX se organizó bajo el liderazgo de una nueva generación. Víctor Raúl, como presidente de la Federación de Estudiantes del Perú, logró la puesta en marcha de las Universidades Populares Gonzales Prada, con el claro propósito de permitir que los estudiantes universitarios hicieran docencia con los obreros y trabajadores manuales en general.

Los vientos de la Reforma Universitaria llegados de Córdova, Argentina, marcaron a toda una generación en el Perú, representaron un punto de quiebre en el movimiento universitario y sentaron las bases de lo que se convertiría en un hito en la historia nacional.

El tirano Leguia pretendió usar la religión

La tiranía de Leguía se había propuesto utilizar la religión como instrumento al servicio de la causa reeleccionista de un presidente que llegó al gobierno con vocación de impulsar reformas político-sociales y que se había convertido en un dictador que, para ese entonces, había clausurado diarios y deportado a varios opositores. La jornada del 23 de mayo fue la expresión del rechazo por parte de los trabajadores y universitarios que decidieron oponerse al proyecto autoritario de Augusto B. Leguía.

Víctor Raúl demostró iniciativa y liderazgo en un día marcado por la muerte de un estudiante y un trabajador; más aún, desafiando a la fuerza pública, se impuso la voluntad férrea de los manifestantes decididos a defender al país frente a la amenaza autoritaria de Leguía.

El Perú, en su primer siglo de vida independiente, estuvo marcado por el golpismo y el primer militarismo en sus primeros cincuenta años de vida republicana y por el segundo militarismo luego de la Guerra del Pacífico. El Partido Civil en un primer momento y la llamada República Aristocrática a inicios del siglo XX establecieron el marco general de la vida nacional.

El Perú, durante los primeros años de la dictadura de Leguía, estrechó lazos con el gobierno de los Estados Unidos, se valió de sucesivos empréstitos para impulsar la economía y la obra pública.

El Apra y el frente único de trabajadores manuales e intelectuales

El APRA tiene en la jornada del 23 de mayo de 1923 un antecedente que puso de manifiesto la valía de forjar lo que se llamaría el frente único de trabajadores manuales e intelectuales.

Haya de la Torre sería deportado en octubre de 1923, con la experiencia de haber sido protagonista de la lucha por el establecimiento de la jornada de las 8 horas (durante el gobierno de José Pardo), para luego poner en marcha la Reforma Universitaria, haber creado las Universidades Populares Gonzalez Prada y liderar la protesta del 23 de mayo, que se convertiría a la postre en una derrota política para Leguía.

El Apra continental

El APRA, como movimiento continental, tiene su partida de nacimiento en México, cuando en un gesto lleno de simbolismo, Víctor Raúl entregó a la juventud universitaria mexicana la bandera «indoamericana» un 7 de mayo de 1924. El APRA se forjaría en la lucha y en el pensamiento desarrollado en virtud de un Programa Máximo propuesto en 1926, en decenas de artículos de opinión y ensayos que serían publicados en «Por la Emancipación de América Latina» y de una manera estructurada en la obra cumbre «El Antimperialismo y el APRA» escrita en 1928, pero formalmente publicada por la Editorial Ercilla de Chile en 1935.

Haya de la Torre, como intelectual, tuvo la capacidad de negar dialécticamente el marxismo decimonónico y el leninismo soviético, por un lado, para a la par nutrirse de la heroica experiencia de la Revolución Mexicana agrarista y antimperialista, que fue capaz de aprobar la Constitución de Querétaro en 1917.

Haya de la Torre y el 23 de mayo en la actualidad

Haya de la torre y el 23 de mayo

El aprismo como pensamiento debe ser comprendido conforme al devenir histórico.

Haya de la Torre demostró hace un siglo, cuando aún tenía 28 años, que sería un líder capaz de dar vida a una ideología y organizar un partido que marcaría el derrotero de la política nacional en las siguientes décadas. El APRA, con Haya de la Torre como jefe y fundador, es parte de la historia no solo nacional, sino continental. Jornadas como la del 23 de mayo de 1923 constituyen un hito en la lucha de un pueblo por construir una democracia social de Pan con Libertad.

Facebook Commentarios

Advertisement

Opinión

Fanpage PYSN

Advertisement

Noticias Curiosas (•ө•)

Actualidad

Tendencias