Connect with us
Historia de una de las Canciones de Pedro Suarez Vertiz Historia de una de las Canciones de Pedro Suarez Vertiz

Espectáculo y luces

Historia de una de las Canciones de Pedro Suarez Vertiz

Published

on

335 Vistas
¡Clickear Stars!
(Votos: 1 Promedio: 5)

Historia de una de las Canciones de Pedro Suarez Vertiz

Por: Pedro Gálvez Dextre

Eran años distintos, no existía el internet, o recién se iniciaba, sólo lo tenía la red científica, en esos momentos conducía un programa radial con otros dos periodistas en radio américa.

Aquel día llegué muy temprano a Chorrillos, a la cárcel de máxima seguridad de mujeres donde estaban las terroristas  y las presas por narcotráfico. Había una fila un tanto larga, era domingo, mi acompañante era una mujer, tuvimos que ir a alquilar frente a las instalaciones del penal una falda para ella, pues estaba en pantalones y las visitas mujeres sólo podían ingresar con faldas, nos cobraron 12 soles.

Existían dos colas, una para mujeres y otra para hombres, cuando habíamos  avanzado, y a punto de entrar después de haber pasado el primer portón, un guardia me señaló entre todos,

-Tu, si tú, sepárate de la fila, ponte a un lado.

Pense en mis adentros: “En que facha habré venido, pelo largo, jeans, flaco, cara de haber dormido en la calle y de amanecida…

Después que ingresaron todos los hombres, se acercó otro guardia y me dijo,

– Tu eres periodista.

– ¿Cuál es el problema? Vengo porque hay una feria de las reos.

– Pero tienes que decir quién te ha invitado.

– Nadie… sólo lo sé, los periodistas nos enteramos de cosas…

– Bueno va venir el jefe del penal, tienes que esperar, el decide.

A los 10 minutos apareció un oficial, habló con los guardias, miró mis documentos detenidamente, caminó cruzando por mi lado, nunca me miró a los ojos… regresó a la puerta, volvió a ver mis documentos y le asintió con la cabeza al guardia y se fue.

-Ahora puedes entrar.

Me revisaron y encontraron una mini grabadora sony en una de mis medias.

«Esto se queda», me dijo y luego entré…

Al ingresar mi acompañante ya había hecho algunas averiguaciones.

-El patio está dividido en 2 partes… En esta parte del patio están las senderistas al otro lado están las presas por narcotrafico, osea las burriers… ¿porqué te demoraste?

– Se dieron cuenta que soy periodista…

– Camina hay torreones de ahí lo vigilan todo.

Caminamos por una feria de manualidades, donde vendían los típicos productos hechos por las reos, al salir de esa feria nos abordaron dos chicas muy risueñas.

Hola… ¿Quien los invitó?

Les explicamos a las chicas por que veniamos y nos dijeron que esperacemos que preguntarian y luego se perdieron entre la multitud…

– ¿Y esas chicas quienes son? Pregunté

– Tienen pantalones son senderistas.

– ¡Qué!… Pero parecen chicas normales.

– Si aparentemente, pero son terroristas, si están aquí es por algo grave.

Despues de un rato aparecieron las dos chicas siempre risueñas.

– Dice que sí, que hablará contigo, tienes que esperar 20 minutos, saldrá por ese pasadizo, pero no puedes hablar por mucho tiempo con ella, tiene una presentación”…

Mientras trascurrían los minutos decidimos entonces dar una vuelta por el lugar que estaba repleto de visitantes, familiares y reos, el patio tenia dos grandes grupos, las senderistas y las burriers, caminamos hacia el lado de las burriers y puede ver al futbolista aliancista Waldir Saenz sentado con una chica rubia, extranjera, era una reo, y había otras más junto a él en una mesa donde vendía polladas y otros platos.

Era una feria muy concurrida y habían muchas carpas de negocios de comida, así pasaron los 20 minutos. Volvimos cerca al pasadizo donde nos indicaron y poco tiempo después apareció ella caminando… me acerqué y le dije.

Hola Maritza

– Hola, tu eres Pedro Gálvez y ¿De que medio eres?

– Hago un programa en radio América, pero no vengo por el programa es para un libro que escribo.

– y… ¿Que quieres saber?

– Respuestas… respuestas de todo lo que ocurrió.

– Era una guerra

– ¿Una guerra y de esa forma?.. No te entiendo…

– Era un guerra… Ahora pensamos en la reconciliación…

– No te entiendo murieron 70 mil peruanos por ustedes…y ahora piden reconciliación… Tal vez amnistía… ¿Quien les va creer?…  ¿Y tú Maritza… Has cambiado?

– Todos cambian de alguna forma en una cárcel.

– Me refiero a si sigues pensando en continuar con esas ideas, con la llamada lucha armada.

– No se, yo pienso ahora tal vez distinto, posiblemente otras compañeras no… ¿sabes?…tengo preocupaciones… van a revisar mi caso… están pidiendo 25 años de pena para mí…

– ¿Y cuando se verá eso?

– En unos meses.

Mientras conversábamos sentí una mirada que venía de un grupo de senderistas, alguien nos observaba, giré y me encontré con los ojos de Elena Iparraguirre, mujer de Abimael Guzmán.

Por un momento me intimidó, pero desafié su mirada fija, pasó unos segundos y ella me quitó la vista, tal vez quise decirle a iparraguirre que ella era muy culpable de todo esto que pasaba, lo que le ocurrió al país, incluso lo que le sucedía a Maritza.

De esta locura que proclamaban, buscar la justicia para el pueblo asesinando al mismo pueblo, masacrando a poblados enteros como en Lucanamarca, dejando con engaños paquetes bombas a niños que terminaban muertos, como la niña que vendía emoliente y que reemplazó a su madre por una hora en la av. Abancay, miles de asesinatos, coches bombas, terror, destrucción y muertes… pueblos enteros en luto…

Luego de estos instantes las chicas risueñas le avisaron a Maritza que ya era hora de la presentación,

– Talvez podamos cartearnos para responder tus inquietudes…

– Si talvez …

– ¿Te quedaras a ver mi presentación de danza?

– Si claro…

Maritza corrió hacia el centro del patio y la música inició, era una danza moderna, con mucha expresión corporal, bailó acompañada de otras reos, mientras a sus pasos iban soltando pequeños papeles de colores recortados en cuadrados, mi acompañante levantó algunos donde se leía lo siguiente, “Juanez chicken, Ceviche kentucky, Cesina food”

Luego de la danza, observé que a Maritza se le acercaron dos personas, posiblemente sus familiares, era un señor y una señora los dos de tez clara, se les notaba afligidos.

Mi acompañante y yo salimos del penal, mientras revisaba mi mini grabadora Sony, que tenía todo el caset borrado… decidimos caminar hasta el malecón de chorrillos, alli estaba el mar y su inmensidad, la perfección de la creación, extrañamente en medio del acantilado había una gaviota con el ala rota, mientras otras revoloteaban a su alrededor, iban y venían, luego las gaviotas volaron hacia el mar dejando al ave atrás y condenada.

Subimos a un ómnibus con dirección a Lima y la radio inundó con su música todo, era la canción de Pedro Suarez Vertiz, “Cuéntame”

En aquellos momentos existía una leyenda urbana poco conocida sobre este tema… Decían que Pedro Suarez le compuso esta canción a la terrorista Maritza Garrido Lecca.

Sobre esta canción había algunas coincidencias, se empezó a escuchar en las radios poco después que Maritza fuera capturada junto a Abimael Guzmán y a Elena Iparraguirre, en el video de la canción se ve como Pedro y sus músicos al cantar el tema levantan el puño como lo hacen los comunistas, aunque esto pueda que no diga mucho, por que cantantes como Freddie Mercury también hacían este gesto con el puño.

Lo que si es seguro es que la canción cuenta la historia de la vida de una chica muy bella que se involucra con dos locos que hacían mucho daño, y que finalmente es apresada.

En parte de la letra dice “La mujer más hermosa ya no volverá” en otro momento de la canción se escucha “sólo recuerda cuando llores de ese modo que el mejor remedio de todo es pensar en aquellos que hiciste llorar”.

Si es que Pedro Suarez se inspiró en Maritza Garrido Lecca, esta canción es un claro reproche a ella y a todo el daño que ocasionó.

Particularmente siempre pensé que Maritsa fue una victima de estos monstruos de sangre fría que causaron miles de muertos, que pretendían llegar al poder mediante el asesinato y que lograron convencerla y engañarla como a muchos jóvenes… pero finalmente todos tomamos nuestras propias decisiones… buenas o malas…

La condenaron a 25 años, la impresión que ella  me dejó en aquel momento fue el de una chica muy hermosa y triste, confundida, que equivocó el camino y se unió a un grupo de despiadados criminales.

Aquellos que conocimos la guerra de cerca sabemos lo que esto significó, el Perú se desangró, fue gravamente herido, pero se levantó y finalmente le ganó al terrorismo, aunque esto nos costó mucho…. Pedro Suarez Vertiz tal vez hable de ella en su canción… Ahora eso se los dejo a su criterio…

La cronica periodistica es de Pedro Gálvez Dextre – La edición del video le pertenece a GonzitoRockPeruvian

 

Facebook Commentarios
Advertisement

Opinión

Fanpage PYSN

Advertisement

Noticias Curiosas (•ө•)

Actualidad

Tendencias