Connect with us

Economía y Negocios

Fundación Iberoamericana para el Desarrollo (FIDE) realizó aportes al Perú

Published

on

520 Vistas
¡Clickear Stars!
(Votos: 0 Promedio: 0)

LA FUNDACIÓN IBEROAMERICANA PARA EL DESARROLLO-FIDE Fundada por Don Antonio Vereda del Abril el 28 de septiembre de 1991 en Guadalajara, Castilla, España, es una ONGD autónoma y laica, cuyo propósito es erradicar la pobreza y promover la democracia y el desarrollo de los hombres y mujeres de todos los pueblos.

En esta oportunidad, Vereda del Abril presenta su libro de los 25 años de la Fundación Iberoamericana para el Desarrollo-FIDE, que funde en España después de estar 7 años en Perú.

Su objetivo es:

  • LUCHAR CONTRA LA POBREZA
  • PROMOVER DEMOCRACIA
  • PROMOVER DESARROLLO

(Contenida en la página web: www.fundacionfide.org )

“El estudio y análisis de la realidad del Perú me adentraron en la realidad de América, del Sur, del Centro y del Norte y también de ver a España desde el exterior. Habiendo vivido siete años entre peruanos, de haber conceptualizado las mayorías, la informalidad y el desarrollo, de elaborar el modelo de desarrollo desde abajo y desde adentro que toma como sujeto a las personas que conforman las mayorías; y con el compromiso por la causa de los demás, regresé a España en 1989, en los tiempos de la caída del Muro de Berlín en los que nacía un nuevo periodo de la historia de Occidente. Con el tiempo he comprobado la veracidad de lo que me dijo un sabio peruano: Antonio, viniste español al Perú y regresas iberoamericano a España”.

Cuando estaba poniendo en práctica el libro Desafío de la Economía Informal, empecé a apoyar a los Clubs de Madres y a dar microcréditos en los distritos marginales de Lima, por el año 1988.

Las primeras experiencias fueron hacer de los Clubs de Madres espacios para la solidaridad, la ayuda familiar, la productividad y la formación de fondos rotatorios en especie (aves de corral) y en dinero. En los entonces pueblos jóvenes de Villa María del Triunfo, Pamplona Alta y San Martín de Porres, unas lideresas y luchadoras contra la pobreza comenzaron a organizar “Clubs de Madres” a las que ayudamos a formar esas organizaciones de base.

Comencé por aportarles recursos para capacitación y bienes como: máquinas de coser, telas, hilos, útiles y otros. Se comenzó por enseñarles a leer, escribir y contar, y se complementó con enseñanzas para que supieran administrarse. Después se les otorgaron microcréditos con responsabilidad solidaria y libretas de ahorro. Desde el principio puse en práctica la combinación de las acciones que hacen el desarrollo con el microcrédito, y en consecuencia con las primeras experiencias se formuló el primer el proyecto de ayuda y desarrollo para apoyar a los Clubs de Madres, que lo llamamos Costureras Informales: sustentado en los talles textiles, en la cocina popular y en la guardería para el cuidado de sus hijos.

La organización social del proyecto se sustentaba en tres grupos de mujeres: unas producían y vendían, otras compraban los alimentos y cocinaban para todas las familias, y otras se dedicaban al cuidado de todos los niños.

Más adelante, señaló que el estudio de la realidad del Perú me inspiró la propuesta de hacer de la Economía Informal el instrumento de transformación para toda la sociedad. Impulsada por un programa integral de formación de empleos, para que de forma práctica conduzca la informalidad económica al desarrollo, mediante el apoyo a los emprendedores informales, la creación de millones de empleos en microempresas y la concesión de microcréditos a los emprendedores. Desde el reconocimiento de la explosión de la demanda de empleos de los ya nacidos y en edad de trabajar, se fundamentó la propuesta: en el convencimiento de que el potencial emprendedor de las mayorías puede ser una realidad de progreso, cuando se ponen a su disposición los conocimientos y medios, comenzando por la educación, el capital y la técnica.

Los procesos de desarrollo dependiente y desde afuera requieren unas inversiones que la Economía Formal no dispone, ni dispondrá, máxime con la crisis de la deuda externa de los países de América Latina, y en especial del Perú. Ese modelo de desarrollo se agotó, no sólo intelectualmente, sino en la práctica. Los macrosectores moderno privado y estatal no tenían la capacidad de conducir el Perú al desarrollo generalizado.

Se necesitaba el aumento de la productividad de la Economía Informal, que como estadio incipiente del desarrollo, puede emerger creando miles de empleos sin reducir la productividad.

Este programa vino a concretar de forma práctica como se podía conducir la Informalidad al Desarrollo mediante la creación de Trabajo. Concretando: que si ponemos en las manos y las mentes de los informales la educación para trabajar, les prestamos 2.250 € por empleo y les facilitamos la tecnología, podrán mantener a sus familias durante toda su vida, se costearían sus viviendas, pagarían las cotizaciones a la seguridad social, pagarían impuestos, crearían 5,5 veces más riqueza que si hubieran seguido siendo informales.

Facebook Commentarios
Advertisement

Opinión

Fanpage PYSN

Advertisement

Noticias Curiosas (•ө•)

Actualidad

Tendencias