Connect with us

Actualidad

Democracia boba a la peruana sin derecha constituida

Published

on

687 Vistas
¡Clickear Stars!
(Votos: 3 Promedio: 5)
La Alianza Nacional de Trabajadores, Agricultores, Universitarios, Reservistas y Obreros (A.N.T.A.U.R.O) logró su inscripción, luego de que el JNE declarara infundada la tacha que buscaba impugnar su proceso de inscripción.  El partido que lleva el nombre de Antauro Humala tiene como personeros legales a quien fue su abogado, Américo Prieto Barrera, y al excongresista de Unión por el Perú, Rubén Ramos Zapana.
Y el Perú no tiene una derecha constituida, no hay un partido constituido con una doctrina que se pueda decir que sea de derecha, que defienda la inversión extranjera, nacional y la propiedad privada, la democracia representativa, la familia y una serie de elementos que caracterizan a la derecha.
«Lo que hay son vientres de alquiler o partidos viejos, respecto a los cuales hay dudas sobre su resurrección».
En las últimas elecciones del 2021 el triunfo de Perú Libre, con Pedro Castillo, representó un golpe en la medida en que nos hace ver que el establishment político de derecha en el Perú es recontra precario,  cualquiera «aventurero» le ganaba a Keiko Fujimori candidata de Fuerza Popular, los votantes no tenían otra alternativa votar por el cáncer o el sida.
«En las tres últimas elecciones 2011, 2016 y 2021 la Señora K quedó en segundo lugar:  quiere decir que es una mala candidata y hasta ahora no a aprendido nada. Cada vez que habla mete la pata».
El antifujimorismo, alimentado por los rojos, la izquierda caviar y la prensa vendida ya le cerraron la puerta del Palacio de Gobierno a Keiko Fujimori en el balotaje de 2011, 2016  y 2021 ante Ollanta Humala, Pedro Pablo Kuczynski (PPK) y Pedro Castillo. Siempre perdió  en segunda vuelta en las elecciones por mínimo margen, y no por qué se tenía que  decidir necesariamente entre dos candidatos, sino más bien entre el dilema: antifujimorismo o antiizquierdismo.
En política todo está inventado, nada se va a descubrir, más del 50 % de peruanos son básicamente anti-Fujimori. Y Keiko fujimori debe aceptar que no es ninguna alternativa, ella siempre encontrará batalla en la izquierdista radical, proterrucos una postura con la que muchos también discrepan.
Sin embargo a lado de Fuerza Popular, han surgido nuevos grupos políticos de derecha como Renovación Popular, ex Solidaridad Nacional, liderada en la actualidad por el alcalde de Lima, Rafael López Aliaga; Avanza País (con Hernando de Soto) donde figuras como los congresistas Adriana Tudela o Alejandro Cavero son los más visibles.
Estas tendencias extremas, además de fortalecerse en su campo, han fagocitado con su agenda a los sectores antes más centristas de la derecha como «el furgón de cola» de siempre el partido de «los niños» Acción Popular, Somos Perú o Alianza Para el Progreso o el Partido Popular Cristiano (PPC) inspirada en el liberalismo económico y en el conservadurismo social.
Esta pseuda derecha política articula a diversos actores de ese campo en la llamada “Coordinadora Republicana” que lidera el abogado constitucionalista Ángel Delgado, surgida tras la debacle del Congreso de amplia mayoría fujimorista 2016-2019.
En las elecciones generales del 2016 el APRA sacó cinco congresistas y su bancada daba pelea en el Congreso, la reacción del JNE fue rápida y en el 2021 no le dejaron participar; el APRA jamás bajó la cabeza y luchó en las calles PARA QUE EL PERÚ NO CAIGA EN MANOS DEL CASTROCHAVISMO Y NO TENGAMOS UN GOBIERNO COMO EL DE VENEZUELA O EL DE BOLIVIA.
Se evitó que la peste comunista del Foro de Sao Paulo, socialismo del siglo XXI, el Grupo de Puebla, metan sus narices en el Perú. Gracias a Dios, por el fracaso del GOLPE DE ESTADO DE CASTILLO, sin el apoyo de las FFAA y la PNP. Eso no significa que el Perú ha salido de una situación de peligro, porque, si bien la política del Gobierno es escrupulosa desde el punto de vista constitucional, el gobierno de DINA BOLUARTE es INEPTO e INCAPAZ desde el punto de vista de la recuperación nacional y de la reactivación económica, que es lo único que va a devolver el empleo a millones de peruanos y va a evitar que la pobreza extrema aumente.
El gobierno de Boluarte tiene un año en el poder y lo único que se rescata son las cantidades masivas de gasto público; ha mostrado poco interés por la reactivación económica del sector privado, que es la verdadera locomotora de la recuperación económica. No se ha ocupado del desempleo masivo, que afecta al Perú, y eso requiere más atención. No es un gobierno dinámico ni proactivo, es, más bien, pasivo, que se dedica a gastar lo recaudado y hacer viajecitos al extranjero que de nada han servido al país.
En medio de esta orfandad política absoluta, los partidos peruanos que hoy están en el Congreso son partidos de oportunistas, aventureros, angurrientos. Sin ideologías claras, excepto en Perú Libre y en las bancadas que se han escindido- apartado- de PL, pero son todos marxistas, leninistas y maoístas.
No hay consenso en el Congreso  para el adelanto de elecciones porque todos quieren quedarse hasta el 2026. En estas terribles  circunstancias de ausencia de liderazgo y de doctrinas claras, no sería una solución. No se pueden adelantar las elecciones en medio de la inopia política absoluta. Oiga usted, un asesino de policías como Antauro Humala, le ganaría a Rafael López Aliaga o Keiko Fujimori.
Cuál va a ser el destino del Perú sin un verdadero partido de derecha? Más partidos o agrupaciones sin ideologías políticas ni plan de gobierno.
Facebook Commentarios
Advertisement

Opinión

Fanpage PYSN

Advertisement

Noticias Curiosas (•ө•)

Actualidad

Tendencias