Connect with us

Actualidad

EL MENSAJE SUBLIMINAL DE LA CULTURA ZOMBIE

Published

on

448 Vistas
¡Clickear Stars!
(Votos: 1 Promedio: 5)

El Mensaje Subliminal de la Cultura Zombie

El Mensaje Subliminal de la Cultura Zombie

El Mensaje Subliminal de la Cultura Zombie

A pesar de existir como fenómeno social arraigado a creencias y costumbres mágico religiosas ligadas al culto vudú, desde tiempo inmemorial, la figura del zombie, forma parte de nuestra cotidianidad, en apariencia solo como producto comercial, después de la mítica cinta de George A Romero, titulada “La Noche de Los Muertos Vivientes” de 1968. Desde esa fecha, han surgido incontables variaciones sobre el tema. Estas películas son un producto, objeto cultural y como tal están impregnados de manera consciente o no, de una fuerte carga ideológica, la cual obedece a un modelo, que es el de la sociedad que las produce. En este caso, el llamado capitalismo, con sus perversas extensiones, como la globalización.

Analicemos un poco la cuestión. Siempre se nos presenta la amenaza de contraer algún tipo de virus, el cual convierte al portador en zombie, es decir un ser masificado, un no sujeto, he allí lo terrible de lo que nos muestran… Las “soluciones” entendidas como alternativas modos o posibilidades de supervivencia, estarán comandadas por individuos, que con base en intereses se agrupan, pues están en riesgo constante de “contagiarse”, o ser ellos el otro, por lo cual deben matar, destruir por cualquier medio, a lo “diferente” que los amenaza.

Salvo excepciones, los protagonistas tratan de encontrar una posible cura o solución al problema en general. Incluso, podemos generar una lectura que emparentaría a estos “héroes”, con los primeros científicos sociales, profesión que surge de una actividad funcional al imperialismo, pues su función consistía en “conocer” al otro, para dominarlo mejor.

            El muerto viviente, se transforma en una “cosa”, no se le debe ni el respeto tributado históricamente a los muertos-muertos. ¿Por qué? ¿Será sólo por su interés en comerse a los “buenos”?, cuyo comportamiento es en realidad el de psicópatas. ¿Llegan a disfrutar de un entorno que les permite dar rienda suelta a las pulsiones destructivas? Pues su accionar justifica un darwinismo puro y primario.

Para los denominados “nativos virtuales”, este nuevo culto/consumo, no solo se basa y reduce a películas y video juegos ultra violentos, sino también en una vasta parafernalia y merchandising, que obedece a una política, nada inocente, de moldearles la subjetividad, generarles en el subconsciente rechazo a cualquier proyecto de carácter comunitario, pues eso representa el peligro, la gran “masa” indiferenciada de zombis, ¿para quién? Entonces, el sub texto es claro: para “subsistir”, es decir “sobresalir” en este sistema, donde la doctrina neoliberal es ley y dogma, se debe rechazar cualquier tipo de “gran utopía común”. En esta época en que según Jean-François Lyotard: “los grandes relatos” dadores de sentido se encuentran en crisis. Aunque subsisten fragmentados, casi carentes de contenido. Aquí, el dominio del mercado se da en las individualidades, un mar de seres aglomerados, juntos solo en apariencia, en novedosas formas de interrelación. Al respecto es de sumo interés el trabajo de Peter Sloterdijk, autor de Esferas III, entre otros trabajos.

Bajo las máscaras petrificadas de la cultura de la autonomía, resurgen ahora de nuevo, igual que antaño, los plasmas de las antiguas formas de experiencia invasoras, de los viejos modelos de experiencia obsesivos, participativos y penetrantes. Una situación que, como es natural, Hollywood conoce mucho mejor que la filosofía académica.

Las nuevas tecnologías, unidas a la publicidad, en un punto de encuentro fabuloso, ofrecen, introducen a cada “individuo” un mensaje. ¿Y cuál es dicho mensaje?: el “triunfo” a como dé lugar, cómo sea, sobre quién sea. Lo que genera una “sociedad cínica”, ajena a todo lo que no acontezca a “SU” persona, a o un reducido núcleo que le produce curiosidad, sólo como una extensión, casi siempre virtual, de sí mismo.

Estos jóvenes y niños que han crecido bajo el paradigma “mata-zombie” desarrollan una extraña sensibilidad, y cito un caso muchas veces visto en el Facebook: muestra de absoluta indiferencia ante genocidios como el que acontece en Palestina, a pesar de lo impactante de las fotos y videos, y por el contrario, un dolor abismal por algún gatito extraviado o maltratado. Aquí encontramos una deformación por “costumbre”, el adiós definitivo a cualquier tipo de empatía por el sufrimiento ajeno, humano, pues los zombis no sienten… Lo mismo sucede con los videos de decapitaciones, mujeres y niños incluidos, que cuelgan los narcos mexicanos y que son vistos por estos jóvenes, no dejan de ser “imágenes”, representaciones inodoras, a fin de cuentas.

Será acaso, que el “ideal” preparado, e inducido, para estas nuevas generaciones, seguidoras de series como “The Walking Dead”, sea el lograr pertenecer aquel grupo de “elegidos”, que en definitiva son una elite. Y la pregunta sería ¿tiene derecho cualquier elite a exterminar a las masas?

Cierro estas reflexiones con una escena de la película “Guerra Mundial Z”, dirigida por Marc Foster y protagonizada por Brad Pitt. El protagonista se encuentra en Israel, buscando una respuesta, y lo zombis, por millares, intentan escalar, forzar, el muro ¿”protector”? levantado en Jerusalén, el que trasponen solo árabes no “peligrosos”, pues son los permitidos por los constructores, de esta manera dejan en el temible afuera, ¿a quiénes?, ¿a aquellos que deben ser asesinados?

(*) Artículo escrito en Cusco.

Facebook Commentarios

Escritor, poeta, editor, historiador, músico. Cursó estudios de literatura en la UBA (Universidad de Buenos Aires). Presidente de la asociación cultural Red Artística Salamanca (2001 -2015). Fundador de la revista literaria La City (2001 -2014). Promotor cultural.

Advertisement

Opinión

Fanpage PYSN

Advertisement

Noticias Curiosas (•ө•)

Actualidad

Tendencias