La aplicación de videoconferencia Zoom, cuya utilización ha explotado con el confinamiento en vigor en numerosos países, ha anunciado hoy un refuerzo de la seguridad, después de una semana negra, en la que ha visto la reputación manchada por varios escándalos.

Zoom

Tras las medidas anunciadas hoy, los promotores de videoconferencias en Zoom disponen de una función de “seguridad” que permite rápidamente eliminar a los participantes, limitar su número, ponerlos en espera o evitar que compartan contenidos.

La identificación de las conversaciones está ahora enmascarada, para evitar que se entrometan. La instalación de una contraseña se hará por principio.

Estas medidas suceden a una oleada de intrusiones no deseadas que acompañó la repentina expansión de esta aplicación californiana: defensas de tesis académicas, clases y ceremonias religiosas difundidas por Zoom fueron perturbadas por participantes piratas, que difundían imágenes pornográficas o amenazaban.

Varias empresas y organizaciones, como la Cruz Roja, recomendaron a sus trabajadores que no la usaran. En Francia, la dirección interministerial de digital “desaconseja fuertemente” su utilización. Google también la desaconseja a sus empleados, según la prensa especializada, así como al Senado de los Estados Unidos, según el Financial Times.

Aún en los Estados Unidos, los fiscales de al menos tres estados – Connecticut, Florida y Nueva York-están investigando las prácticas de la empresa en cuanto a la protección de la vida privada y la seguridad.

El medio estadounidense Vice, por su parte, reveló que la empresa suministraba datos personales de los usuarios a terceras partes, como Facebook.

“Necesitábamos un instrumento externo para gestionar nuestros pagos en línea”, pero “vender datos personales nunca fue parte de nuestro plan de negocio”, aseguró el miércoles el fundador y presidente de Zoom, Eric Yuan.

Seguro te interesa  YouTube cambia las reglas de verificación y los canales pueden perder el sello

La garantía de Yuan se concedió durante la primera sesión de preguntas y respuestas que organizó y tiene intención de mantener cada semana para intentar salir de esta crisis.

Durante esta acción de comunicación, insistió en el “compromiso de Zoom de ayudar a sus usuarios a seguir vinculados durante este período de crisis sanitaria”, así como en sus “esfuerzos por reforzar el nivel de protección de la vida privada y la seguridad de sus usuarios”.

La aplicación también suspendió la posibilidad de compartir archivos, especificó su presidente. “Estamos concentrando todos nuestros medios en el análisis de todos los detalles, para verificar que no hay problemas de seguridad o de respeto a la vida privada, y hemos identificado un fallo potencial en el intercambio de archivos”, justificó Yuan.

Facebook Commentarios