Connect with us

Published

on

El presidente peruano, Martín Vizcarra, enfrenta una grave crisis política, que puede causar su destitución, tras la divulgación en el Congreso el jueves (10) de audios en los que pide a asesores que mientan en una investigación parlamentaria sobre su relación con un ex colaborador investigado por contratos irregulares.

La transmisión de los audios durante una sesión del parlamento llevó al presidente del Congreso a convocar una reunión de representantes de los partidos para evaluar si van a solicitar una comisión de investigación o promover su destitución por incapacidad moral.

Vizcarra

“Primero hay que ver lo que es, y luego lo que se va a decir”, dice Vizcarra a dos de sus colaboradores en la grabación, a quien pide que mientan ante el Congreso sobre la cantidad de veces que el ex colaborador investigado fue al Palacio de Gobierno.

Los asesores que participan en el diálogo son Miriam Morales y Karem Roca, que mencionan la Vizcarra hasta cinco entradas del controvertido ex asesor Richard Cisneros. “Hay que decir que entró dos veces”, pide Vizcarra. “Lo que está claro es que en esta investigación todos estamos involucrados”, agrega el presidente.

Los audios se hacen públicos en medio de constantes enfrentamientos entre Legislativo y Ejecutivo por la aprobación de una reforma política promovida por el Gobierno. El cambio dejaría a los candidatos condenados por la justicia fuera de las elecciones.

Las grabaciones de Vizcarra fueron entregadas por el diputado Edgar Alarcón, presidente de la Comisión que investiga el caso del ex asesor. “Puede ver que hay un defecto moral, el presidente no puede mentir”, dijo Alarcón, del partido de centro-izquierda Unión por Perú, a periodistas.

“Se rumorea que la silla quedará vacante”, dijo el diputado Moisés Gonzáles, de la populista Alianza para el progreso (APP). “Por supuesto, el presidente Vizcarra mintió al país”, dijo el diputado Omar Chehade, también de la aplicación.

La manzana de la discordia que levantó Vizcarra al borde de la destitución fue Richard Cisneros, un cantante contratado por el gobierno como orador y presentador.

El caso estalló en mayo, cuando la prensa descubrió que el Ministerio de Cultura había ofrecido contratos supuestamente irregulares de 10 mil dólares a Cisneros, un artista poco conocido en los medios locales en medio de una pandemia.

“Los audios afectan la credibilidad y legitimidad de Martín Vizcarra”, aseguró el analista Iván García al canal de televisión N. La crisis estalla mientras Perú es uno de los países más afectados por la pandemia de covid-19 en el mundo, con más de 700 mil infecciones y 30 mil muertes.

Facebook Commentarios

Tendencias