Connect with us
colesterol colesterol

Vida y Estilos

Vino tinto, fresas, nueces y otros 7 alimentos que reducen el colesterol

Published

on

A pesar de la fama de villano, el colesterol es una sustancia que desempeña un papel fundamental en el rendimiento de las células del cuerpo humano, e incluso la materia prima para el funcionamiento de algunas hormonas, como el cortisol, por ejemplo.

colesterol

Lo que lo hace peligroso, sin embargo, es cuando las tasas están por encima de lo normal, ya que el exceso de colesterol malo (LDL) provoca el riesgo de enfermedades cardiovasculares, infartos, infartos y apoplejía.

Y a pesar de la predisposición genética de cada persona, la alimentación también desempeña un papel importante en la regulación de los niveles de colesterol.

Estos son nueve alimentos que ayudan no sólo a prevenir el desarrollo de colesterol elevado, sino también a atenuar cuando los índices de grasa en la sangre ya están peligrosamente elevados.

Sardinas en conserva

El omega-3 presente en este alimento es reconocido por su actividad cardioprotetora, contribuyendo así de forma significativa a la reducción de los triglicéridos, que son grasas presentes naturalmente en el organismo. Lo más saludable es incluir al menos dos porciones a la semana en la dieta. La sardina enlatada es una buena opción, porque consumimos todo el pescado y tenemos acceso a más fuentes de ese omega-3.

Habas de Soja

El consumo diario de una a dos porciones (de 15 a 30 gramos) de alimentos a base de proteína de soja se asocia con una reducción del 5% de LDL y un aumento del 3% de HDL (colesterol bueno).

Margarinas enriquecidas con fitosteroles

Los fitosteroles son sustancias que actúan bloqueando parcialmente la absorción de colesterol en el intestino, ayudando así a reducir el colesterol. El consumo de dos porciones diarias (dos cucharadas de sopa) del producto, que no contiene grasa transgénica, ya garantiza la cantidad recomendada.

Aceite de oliva

El Ingrediente principal de la dieta mediterránea es rico en beneficios para la salud. La culpa es de la gran cantidad de grasas monoinsaturadas que ayudan a mejorar la absorción de nutrientes. Un estudio español basado en una muestra de 7.400 hombres y mujeres con riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares les propuso tres dietas: una dieta mediterránea con aceite de oliva virgen extra, otra con un complemento de frutos secos y una dieta baja en grasas. Después de cinco años de investigación, los que habían seguido la dieta con aceite de oliva virgen extra y frutos secos tuvieron un 30% menos probabilidades de sufrir un ataque al corazón que los que simplemente siguieron la dieta baja en grasas.

Aguacate

Tiene grasas monoinsaturadas, que son muy eficientes para reducir los triglicéridos, el colesterol malo y el colesterol total. También es rico en fitosteroles y posee una serie de micronutrientes, como el potasio y el magnesio, que aumentan la capacidad antiinflamatoria del organismo.

Avena

Es rica en fibras solubles (betaglucanas), que no son absorbidas por el intestino y transportan el colesterol de la comida para ser expulsado por las heces, contribuyendo así a reducir la absorción de este tipo de grasa.

Nueces

Un pequeño consumo de este fruto seco, pero diario, desempeña un papel importante en la reducción del colesterol malo, lo que también provoca un aumento del colesterol bueno. Este efecto se debe al ácido oleico presente en su composición, que también se encuentra en el aceite de oliva, otra excelente fuente de grasa sana.

Fresas

Según un estudio publicado en el periódico científico Journal of Nutritional Biochemistry, comer fresas puede reducir significativamente el colesterol total, el colesterol LDL y los triglicéridos. Para obtener estos beneficios, los voluntarios ingirieron 500 gramos de fresas todos los días durante un mes. Después de este periodo, la función plaquetaria mejoró, los niveles de antioxidantes y lipidos plasmáticos.

Berenjena

Una experiencia reciente en animales ha demostrado que beber agua de berenjena es bueno para reducir los niveles de colesterol malo entre el 4% y el 7%. Los fitoquímicos presentes en esta planta ayudan a mejorar la circulación de la sangre.

Vino tinto

La cáscara de la uva tiene una propiedad importantísima, llamada “resveratrol”, y durante el proceso de fermentación de la fruta, el alcohol puede concentrar esa sustancia, que ayuda a regular la producción de colesterol malo. No exagere la dosis para que los efectos no sean más negativos que positivos. La recomendación es una copa al día. Beba con moderación, porque el consumo excesivo de alcohol también está asociado a la aparición de otras enfermedades, como el cáncer.

Facebook Commentarios
Advertisement

Opinión

Fanpage PYSN

Advertisement

Noticias Curiosas (•ө•)

Actualidad

Tendencias