Algunos bañistas que estaban en una playa de la ciudad rusa de Arkhipo-Osipovka, junto al Mar Negro, asistieron el pasado viernes a una formación de un tornado, y decidieron permanecer en la playa en vez de optar por huir. Los videos compartidos en las redes sociales muestran el momento en que todo sucedió.

 

Facebook Commentarios