Lo mejor de escribir una columna de opinión es, definitivamente, el contraste y pelea interna que puede causarte una problemática o situación. Más aun cuando de un tema polémico se trata… Más aun cuando se tocan fibras sensibles como la educación y la cultura peruana… Sobre todo cuando tocamos temas que a todos nos importan, pero que nadie está dispuesto a discutir y sobre todo, ver de manera más profunda.

Los programas realities son un caso excepcional de “Hasta dónde puede llegar un medio, para conseguir raiting”… O eso creía hasta este fin de semana. Luego de reunirme con Chong Juárez (Productor de Latina, encargado del programa “Válgame Dios”) supe que hay un detrás de cámaras inmenso y algo de lo que casi nadie habla, nadie se percata… Hay un backstage, un equipo de trabajo y porque no, damas y caballeros que dependen de ese trabajo para alimentar a sus familias, personas que fueron puestas en ese puesto para ser probadas… O simplemente lo hacen porque desean.

Enfocándonos en el trabajo audiovisual, creo que yo que lo hacen de manera excepcional, que son un grupo maravilloso que no deja nada que desear. Tendrán errores dentro del set, pero es parte del trabajo, sino estaríamos en un set completamente robotizado, en el que incluso los conductores, serían de plástico o metal.

Lo mismo sucede en el caso de EEG. La coordinación, el correr de un lado a otro, los cambios de cámara, la escenografía e incluso, el tener que lidiar con el carácter de algunos guerreros hacen, de esta labor una labor ardua y sobre todo, algo de lo que mucha gente vive. Me atrevería inclusive a decir, que hay personas ahí que quizá no quieren estar relacionadas con la farándula, pero por motivos laborales están ahí, dando lo mejor de sí… Abriéndose camino en un rubro difícil como lo es el rubro de las comunicaciones.

Si nos ponemos a analizar el contenido, es otro cantar… El contenido ciertamente deja mucho que desear, más aun cuando no está en un horario adecuado (Refiriéndome a “Válgame Dios”) o cuando sus protagonistas se ven envueltos en situaciones que fácilmente pueden ser tomadas como ejemplo por los más pequeños de la casa. En ese sentido, yo apoyo firmemente la idea de que dichos programas en ese aspecto, no están a la altura de ser aprobados.

“Pero existe el control remoto” Me dice Chong cuando le pregunto sobre las marchas que van en contra de dichos programas (Véase Movimiento Familia, Con Mis Hijos No Te Metas, etc) y aunque dichos grupos de personas presentas muchas veces ideas religiosas y conservadoras sobre el tema, no puedo dejar de pensar que tienen razón… El contenido es demasiado morboso en algunos casos y llega a invadir la privacidad del protagonista… Y lo hacen ver como si eso fuera algo bueno…

Pero, a la gente le gusta.

No por nada programas como el de Peluchín siguen siendo vistos, no por nada EEG se sigue manteniendo como uno de los mejores realities peruanos (sino es que el mejor). El medio vende lo que se consume… Y eso señores, eso lo que la sociedad peruana consume prácticamente a diario. Que puede que sea porque es transmitido en el horario de almuerzo, que puede que sea trasmitido al momento en el que llegues del trabajo, bien… Pero existe el control remoto, si no deseas verlo cambia de canal, si no deseas que tus hijos aprendan de ellos cambia de canal, si deseas manifestar tu enojo cambia de canal…

No es fácil escribir sobre un tema que genera polémica… Sucede que no es solo ponerse de un lado y atacar al otro sin ver su esfuerzo como medio para sacar adelante un programa. La verdad de la milanesa es que todos juzgamos sin conocer al otro, más aun cuando lo “otro” no nos gusta, porque ¿Estás en contra de la TV Basura en general, o solo de los programas que te desagradan?

Si valoramos todo el esfuerzo audiovisual de los realities, quizá podamos ver más allá de lo que nos limita la vista en el televisor. Quizá así, podamos ver dichos realities como mero entretenimiento… Y si no es así, pues podremos coger el control remoto y sin esfuerzo, cambiar de canal.

Facebook Commentarios