Nueva marea alta llega a la ciudad italiana, aunque de forma menos grave que el martes.

Las sirenas resonaron en Venecia en las primeras horas de la mañana alertando la inminencia de la marea alta, y la cripta bajo la Basílica de San Marcos acabó rápidamente inundada.

Venecia

Venecia se vio afectada de nuevo por niveles de agua excepcionalmente altos el viernes, pocos días después de que la ciudad sufriera la peor inundación en más de 50 años. La plaza central de San Marcos fue sumergida y cerrada a los turistas, mientras que las tiendas y hoteles fueron invadidos una vez más por las aguas.

Las autoridades dicen que la marea alta alcanzó un pico de 154 centímetros, algo por debajo de lo esperado y por debajo del nivel de 187 cm alcanzado el martes, la segunda marea más grande jamás registrada en Venecia.

Sin embargo, la ciudad que recibe 36 millones de turistas al año está sumergida en un 70%, lo que lleva a la nueva operación de limpieza a gran escala. “Hemos estado en esta emergencia durante días y no podemos soportarlo más”, dijo el veneciano Nava Naccara a Reuters.

Otros mostraron fleuma. “Vivo de esto, ¿qué más puedo hacer?”se interrogó a Stefano Gabbanotto, dueño de un puesto de periódicos, a la AFP.

Los turistas en la ciudad que se hundió 30 centímetros en los últimos 100 años se muestran divididos. Algunos ven las inundaciones como una “aventura” y una “buena experiencia”, como los novios Jay Wong y Sabrina Lee; pero algunos se preocupan por lo que atestigua. “Es extraño. Los turistas toman fotos pero la ciudad sufre”, comenta la austríaca Cornelia Litschauer.

Seguro te interesa  La retirada de EEUU del acuerdo nuclear es un "paso muy peligroso", advierte a Rusia

El jueves, el primer ministro Conte visitó urbe y el Gobierno italiano declaró el estado de emergencia, destinando 20 millones de euros para hacer frente a los daños inmediatos.

Sin embargo, el alcalde Luigi Brugnaro predijo el viernes que los costes serían mucho más elevados. “El otro día Venecia fue destruida. Estamos hablando de daños por un total de mil millones de euros”, dijo Brugnaro. “Este es un estado de emergencia, pero lo estamos gestionando”.

El Ayuntamiento culpó al cambio climático por el constante aumento de las inundaciones que la ciudad ha tenido que afrontar en los últimos años, con el nivel medio del mar estimado en más de 20 cm por encima de lo que era hace un siglo, y que debería aumentar mucho más.

Después de las inundaciones del viernes, los meteorólogos predijeron mareas de hasta 110-120 cm durante el fin de semana. En condiciones normales, las mareas de 80 a 90 cm son vistas como altas, pero controlables.

Grupos de voluntarios y estudiantes llegaron al centro de la ciudad para ayudar a limpiar la basura, mientras que las escuelas permanecieron cerradas, como ocurrió durante la mayor parte de la semana.

Facebook Commentarios