Agravada por el clima, con lluvia y viento fuerte del sur, la marea alta no da descanso a los venecianos. Este domingo la marea ha alcanzado la marca de 1,5 metros (150 cm). 37 cm menos que el récord de hace días.

Venecia

Aún limpiando los daños de las inundaciones más graves del último medio siglo y contabilizando sus daños, que deberían ascender a aproximadamente mil millones de euros, según el alcalde Luigi Brugnaro, Venecia sigue enfrentándose a nuevos episodios de acqua alta (Marea alta), aunque de menor envergadura. En este domimgo, las aguas subiran hasta los 150 cm. y vuelven a inundar gran parte de la ciudad.

Más allá de todos los factores que influyen en las mareas de La Laguna de Venecia, que incluyen tanto las causas naturales como las causadas por las intervenciones humanas en la región, la meteorología no ayuda. Por una parte, la lluvia que sigue cayendo en la región contribuye al aumento de la masa de agua y, por otra, el viento del Sur, el Siroco, que ha estado soplando fuerte estos días, favorece aún más las inundaciones.

Este domingo, las aguas volvieron a alcanzar un nivel elevado (150 cm) que, aunque más bajo que el récord alcanzado la semana pasada – 187 cm, el valor más alto desde hace medio siglo -, volvió a causar inundaciones en las zonas más bajas de la ciudad, entre las que se encuentra la Plaza de San Marcos y su icónica catedral, que han sido cerradas de nuevo al público.

Los episodios de acqua alta son históricamente parte de la vida de Venecia. Debido a un complejo conjunto de factores naturales y de origen humano, se han ido acumulando en las últimas décadas, tanto en frecuencia como en intensidad. Y el cambio climático, que está acelerando la subida del nivel del mar, también tiene aquí su firma, agravando los episodios de acqua alta.

Seguro te interesa  Volcán entra en erupción en Nueva Zelanda. "No hay señales de vida”

La situación ha empeorado

Unida al mar Adriático, protegida sólo por una barrera de islas y lenguas de arena, La Laguna de Venecia sufre la influencia de sus mareas, que a su vez están condicionadas por los vientos característicos de la región: el Bora, que sopla del norte, y el Siroco, que sopla del Sur. Éste es el último que, empujando las aguas hacia el norte, actúa como freno al flujo del agua de la laguna hacia el mar Adriático, lo que, en una situación de acqua alta, contribuye a agravar el fenómeno.

Pero las intervenciones realizadas en la laguna a lo largo del siglo XX también fueron decisivas para que las mareas altas fueran más graves.

Como dijo al DN el investigador italiano Andrea Zille, del Centro de Ciencia y Tecnología Textil de la Universidad de Miño, que estudió la hidrogeología de la región de Venecia para su tesis de licenciatura en Ciencias del Medio Ambiente,”este fenómeno siempre ha existido, pero se ha agravado en los últimos 150 años debido a los cambios introducidos en la laguna por las actividades humanas”.

Estas, las actividades portuarias y los cambios que implicaron en la laguna fueron decisivos. Por una parte, la explotación portuaria e industrial ha utilizado durante décadas el agua de un acuífero bajo los sedimentos de la Laguna, Lo que ha alterado finalmente el equilibrio hidrogeológico de la zona. Resultado: las Islas de la región, incluida Venecia, comenzaron a hundirse más rápido.

Facebook Commentarios