Connect with us
vacunagate vacunagate

Actualidad

“Vacunagate”: el escándalo de los interruptores de línea del Perú

Published

on

Casi 500, incluidas figuras públicas respetadas, pasaron por delante en la prioridad de la vacunación contra covid-19. Además de problemas sanitarios, políticos y económicos, peruanos enfrentan ahora crisis moral.

El ex presidente, su esposa, su hermano, la ministra del Exterior, la ministra de la salud, su chofer, el marido de una congresista, dos rectores de una universidad, agroindustriales, hasta el embajador del Vaticano y arzobispo: la lista de los interruptores de línea de la vacunación en Perú abarca 487 nombres.

Todos recibieron el inmunizante contra covid-19 de la empresa china Sinopharm antes de la hora, de forma secreta e ilegal, y una cuarta parte de ellos es funcionario del Estado peruano. “Vacunagate” es el apodo sensacionalista dado por los medios nacionales al escándalo.

Y así como el caso Watergate, en 1972, implicaba más que el asalto a la sede del Partido Demócrata americano, en Washington, también en la república andina se trata de mucho más que el delito trivial de pasar por delante del personal de salud.

Porque si, incluso antes de la crisis del coronavirus, la confianza de los peruanos en sus políticos ya era muy baja, debido a numerosos escándalos de corrupción, ahora tiende a cero. Esto, precisamente en plena pandemia del siglo, y a menos de dos meses de las elecciones presidenciales y legislativas del 11 de abril.

Excusas

“Los peruanos están muy decepcionados. Antes teníamos situaciones mafiosas en los gobiernos, con conexiones con el narcotráfico. El pueblo esperaba que los nuevos responsables fueran diferentes”, afirma Mayte Dongo, historiadora y politóloga de la Universidad Católica del Perú, en Lima. Sin embargo, lo peor quizás sea que estos “sabelotodos” sirven de espejo para la población: “muchos peruanos posiblemente habrían actuado así.”

vacunagate

En agosto de 2020, la farmacéutica china Sinopharm realizó un amplio estudio de fase 3 de su inmunizante, en 125 países, incluido Perú. Aunque el producto ya está en uso en Serbia, Emiratos Árabes Unidos y Bahrein, la Organización Mundial de la Salud (OMS) todavía está estudiando la autorización.

Después del estudio en Perú, quedaron 3.200 dosis de la vacuna. Y muchos políticos se aprovecharon. “Por supuesto, la población asocia el escándalo con el nuevo gobierno”, dice Dongo. No con Francisco Sagasti, elegido jefe de Estado interino por el Congreso Nacional, a mediados de noviembre. Pero sí con la ministra de Sanidad, Pilar Mazzetti, y la del Exterior, Elisabeth Astete. Ambas han renunciado y están amenazadas con hasta ocho años de prisión.

Tal vez los peruanos habían perdonado, hasta cierto punto, a las perforadoras de fila, pero no el descaro con el que intentaron eximirse de la culpa. Astete argumentó que “como ministra del extranjero, no podía permitirme enfermarme”. Pero su compañera de gabinete Mazzetti fue aún más lejos.

“Nosotros, que encabezamos las instituciones, debemos dar el ejemplo y esperar decentemente nuestro momento. De hecho, mi turno es la próxima semana, Pero el capitán es el último en abandonar el barco, ¿verdad?”, afirmó en una conferencia de prensa, hace diez días. Sólo que unos días después, la responsable de la salud tuvo que admitir que había sido la primera en saltar al bote salvavidas, vacunándose a escondidas.

Dongo no está especialmente sorprendida por la conducta de los políticos: “Antes de que llegue la vacuna, los ciudadanos ya estaban diciendo: ‘presten atención con la vacuna, pues hay gente que va a perforar la cola'”, cuenta la científica política.

Ella teme consecuencias serias para la próxima pleito. “Muchos políticos han desechado la confianza depositada en ellos, y posiblemente ya lo sentiremos en abril, en las elecciones. Como la población está harta, podrá elegir un candidato sin nada que ver con el establishment. Y esto es peligroso, ya que el populismo puede aprovecharse.”

Perú no es un caso aislado

Cabe señalar que lo ocurrido en Perú también ocurre diariamente por el mundo exterior. En Alemania y Austria, los Alcaldes pasan por delante para tomar la vacuna anti-covid; en España, el liderazgo militar y el obispo de Mallorca; en Polonia, el ex Primer ministro; en el Reino Unido, un parlamentario conservador.

Así como, en el pedido de los inmunizantes, los países industrializados tratan de garantizarse, sin consideración por los demás. En la vacunación son los representantes de las capas superiores quienes usan sus conexiones para recibir pronto su dosis.

Aún así, para el neurobiólogo Edward Málaga-Trillo el caso del Perú es singular. “Por un lado, la dimensión es mucho mayor; por otro, no sólo políticos, sino también científicos y médicos estaban entre los vacunados, gente que debería saber mejor que nadie la frontera ética que estaba sobrepasando. Pero, sobre todo, eso sucede en un país que llegó a tener el mayor número de muertos en relación a la población, que sufrió con el virus como pocos otros”, reflexiona.

Hasta la fecha, más de 44 mil ya han muerto del Perú como resultado de una infección con el virus Sars-Cov-2. Eso coloca al país, con sus 33 millones de habitantes, en la octava posición de esa triste estadística de la pandemia. El “Vacunagate” es una bofetada en la cara también para los médicos y los investigadores.

Daño a la ciencia

Para Málaga-Trillo, quien se desempeñó como investigador en Alemania durante más de diez años y estuvo en el frente avanzado durante la primera ola de la pandemia, el caso llega a ser una “ofensa personal”. Hasta el año 2000, el neurobiólogo se dedicaba a la investigación básica sobre la enfermedad de Alzheimer, con 3 mil peces cebra, en su laboratorio.

Con el estallido de la pandemia, cambió de enfoque, desarrollando pruebas moleculares rápidas de coronavirus. Para ello, asume un gran riesgo personal, junto con su equipo: mientras la mayoría de los peruanos permanecen en casa, en confinamiento, los jóvenes investigadores van a las calles y trabajan día a día con muestras del virus.

“Y luego te das cuenta de que algunos privilegiados, que no están expuestos a ningún peligro, han tomado la vacuna. Da la sensación de que todos los sacrificios que se hacen por el país no son valorados, y de hecho no valen nada.”

Para Trillo, el “Vacunagate” es la cuarta crisis que afecta simultáneamente al Perú: a la pandemia y a los problemas económicos y políticos, se une ahora una crisis moral. “Incluso el Ministerio de salud, que tiene la responsabilidad de combatir la pandemia y debería ser un ejemplo, no pone sus intereses personales en segundo plano. Es decir, las personas que deberían proteger a la población peruana piensan primero en sí mismas.”

Las consecuencias son devastadoras, en especial para el Centro de investigación del neurobiólogo: su Universidad Peruana Cayetano Heredia era considerada institución de élite en la investigación de la pandemia, altamente conceptuada en los medios científicos. Sin embargo, dado que las pruebas para Sinopharm se llevaron a cabo allí, ahora se producen exenciones masivas, se retienen los fondos de investigación, posiblemente ya no se puedan realizar estudios clínicos en la Universidad.

“Estas personas también han ensuciado la ciencia, este es un duro golpe para el futuro de la lucha contra el coronavirus”, se queja Málaga-Trillo. Seguro está que el “Vacunagate” sirve, desde ahora, como una advertencia global contra los perforadores de cola de la vacunación. Sin embargo, teme que este solo sea el comienzo del escándalo. “La cosa aún no ha terminado. Todos esperamos saber qué nombres y sorpresas traerán los próximos días”, agrega.

Facebook Commentarios
Advertisement

Opinión

Fanpage PYSN

Advertisement

Noticias Curiosas (•ө•)

Actualidad

Tendencias