Hablamos hace poco sobre los diferentes tipos de sal y cuáles son las finalidades de cada uno de ellos en la cocina y los beneficios para la salud. Hoy hablaremos sobre más sobre uno de estos tipo de sal, la Sal de Negro, ¿sabes? Lo que hace la sal negro y determina su sabor es la forma en que fue extraído y el lugar donde fue producido.

Los dos tipos más conocidos son la Sal Negra del Himalaya (Kala Namak) y la Sal Negra de Hawaii. Por esta razón se hace necesario aprender un poco más acerca de esta especia, una vez que posee propiedades naturales beneficiosas para el cuerpo y también da sabor y aroma diferentes a los platos.

Aroma? Sí! Aroma! Aunque la sal no tenga olor, algunas investigaciones han demostrado que la Sal Negro posee un aroma ahumado, además de sabor de huevo. Será el mismo? De nosotros depende estudiar un poco más y probar para ver.

1. ¿Lo que es la sal negra?

El nombre viene dado por su color aunque el sal negra del Himalaya (Kala Namak) no sea propiamente negro y tiene matices de rosa y violeta.

Origen de la sal negro La sal negro proviene de dos regiones. Una es la Isla Malokai en Hawaii, donde la sal negro es producido de forma artesanal mezclando las piedras de sal con lava volcánica. Y la otra es el Sur de Asia, de donde viene el nombre de la sal negra del Himalaya, o, Kala Namak, una sal no refinada con un fuerte sabor de azufre debido a los compuestos contenidos en este mineral (halita, la forma natural del cloruro de sodio).

El Kala Namak, que también recibe el nombre de Sanchal, es originario de las minas volcánicas del norte de la India, Pakistán y los lagos salados de Sambhar o Didwana en Rajastán (India). La sal negra es una variación de la sal rosa del Himalaya, el cual es calentado a una temperatura de 900º y cocido por 36 a 48 horas y cuando comienza a hervir se agrega 1% de salsola stockissi (arbusto que contiene carbonato de calcio) para aumentar el PH de esta sal.

Durante el proceso de cocción, se toman muestras y se añaden las especias que le darán el sabor equilibrado y sal negro. Debido a todo este proceso, por su coloración cambia pasando del rosa al violeta. Por eso el nombre de “sal negro”.

2. Beneficios y propiedades nutricionales

La sal negro se ha convertido en muy popular en los últimos tiempos, en virtud de los beneficios que aporta para la salud y la capacidad de almacenar alimentos. Debido a la presencia de hierro y otros nutrientes, entre ellos un componente sulfuroso en comparación con las yemas de los huevos cocidos, la sal negro es considerado por muchos nutricionistas y expertos en alimentación como el tipo de sal más sana de todos.

Además de ser considerado como la mejor alternativa a la sal común, la sal negro ha sido ampliamente probado en el tratamiento de algunos problemas simples de salud, pero por supuesto, esta información es sólo búsqueda y no deben ser adoptadas como tratamientos sustitutivos a los que el médico indique. Sin embargo, es importante saber que los beneficios que la sal negro, que contiene pueden ayudar a aliviar algunos de los síntomas como:

Hipertensión

La acidez

Estreñimiento

El estreñimiento

Problemas en las articulaciones

Problemas respiratorios

Colesterol

Osteoporosis

La Diabetes

Espasmos musculares

Los cólicos

Depresión

Según la medicina Ayurveda, la sal negro tiene propiedades terapéuticas y, a diferencia de la sal común, no aumenta el contenido de sodio en la sangre. A pesar de los beneficios para el estómago, si se consume en exceso puede bajar demasiado la acidez del jugo gástrico y de perturbar la digestión, debido al alto contenido de azufre.

Sólo una pizca de sal negro es capaz de evitar los problemas estomacales y digestivos, especialmente para los bebés.

Además de los beneficios para la salud, la sal negro también se utiliza como un complemento a la belleza, siendo una alternativa a ser considerada para el cuidado de la piel y de los cabellos.

Sea en el baño o en la alimentación, la sal negro puede conferir beneficios como:

Relajación

La limpieza de la piel

Fortalecimiento del cabello

Anticaspa

3. Diferencias en relación a los otros tipos de sal

Complementando uno de nuestros artículos, existen diversos tipos de sal y, a pesar de la indicación de un consumo moderado, todos ellos tienen la finalidad de regular la cantidad de agua en nuestro organismo, además de dar sabor a los alimentos que consumimos.

El problema está no sólo en la cantidad consumida, pero en la producción de cada uno de ellos. La sal refinada por ejemplo, es el más utilizado y pasa por un proceso de industrialización que implica el uso de la soda cáustica y el hidróxido de aluminio en su composición.

A lo largo de la vida, el consumo de sal refinada, aunque no sea en exceso, puede provocar problemas graves de salud como la hipertensión, la osteoporosis y la retención de líquidos. Por ello, es importante analizar la calidad de los alimentos que consumimos, principalmente de los condimentos agregados a ellos.

Facebook Commentarios