Zapatos de tacón alto hacen que el tendón pierda la flexibilidad, generando incomodidad al intentar usar zapatos bajos o sin tacones, según ortopedista.

tacones altos

 

¿Llevas aapatos de tacón alto todos los días durante muchas horas y cuando intentas ponerte una pantufla sientes incomodidad en los pies? Eso podría ser una señal del acortamiento del tendón del pie, según el ortopedista Marcelo Risso.

El médico explica que el uso excesivo de los tacones, ya sea por gusto o por tener que utilizarlos debido al trabajo, hace que el tendón de Aquiles — parte posterior del pie que une el músculo de la pantorrilla a los huesos del talón — pierda la elasticidad y, por tanto, genera incomodidad al intentar usar zapatos bajos.

“El acortamiento del tendón de Aquiles no sólo causa incomodidad, sino que provoca el acortamiento de otros tendones del cuerpo, como el de los muslos y, por consiguiente, ese cambio causa dolor de espalda . El uso de saltos de hasta 7 cm sigue siendo aceptable, pero a partir de 10 cm empeoran el cuadro”, afirma.

Mientras tanto, a pesar de ser los mayores villanos de ese acortamiento, los saltos no son los únicos que lo provocan. El ortopedista dice que el exceso de tiempo sentado, la mala postura y el envejecimiento mismo reducen la elasticidad de los tendones y los hacen más pequeños.

“La gente no ve el acortamiento del tendón del pie en niños y adolescentes por dos razones: el primero es porque no suelen usar tacones, y el segundo es porque ese grupo de edad tiene mayor elasticidad en los tendones y, a medida que el envejecimiento disminuye, se resta”, señala.

Seguro te interesa  El consumo excesivo de sal puede comprometer la salud cognitiva

Para prevenir este problema, el médico afirma que es importante que la persona realice regularmente actividades físicas, de tres a cuatro veces por semana, a fin de preservar la flexibilidad del tendón, extendiéndose siempre antes y después del ejercicio. Los ejercicios aeróbicos, como pilates, son los más indicados, pero para quienes no tienen la posibilidad de asistir a academias, o por falta de tiempo, la caminata con un Tenis adecuado puede ser una opción.

Ya en los casos en que ya se produce un acortamiento de los tendones, los ejercicios deben realizarse de forma que complementen el tratamiento fisioterápico.

Vale la pena resaltar que los cambios hormonales, como la caída de estrógenos, y el sedentarismo pueden provocar el acortamiento de la musculatura de la pantorrilla ocasiando una serie de problemas en los pies, siendo los más comunes la metatalsargia (dolor en el metatarso, parte delantera del pie), fascitis plantar (inflamación de la fascia, el tejido que se extiende la planta del pie) y tendinitis (inflamación en los tendones), de acuerdo con el especialista Alejandro Godoy.

Facebook Commentarios