Universitario: Sin soluciones ante la incertidumbre.

0
32
Foto: Raúl Sifuentes
Foto: Raúl Sifuentes

Un año más que se nos va. Un año más en el que nos pesan derrotas en momentos tan imprecisos como oportunos. Otro año en el que no entendemos con claridad lo que nos jugamos y en el que no encontramos una salida, ni un rumbo definido que nos direccione hacia ella. Se nos va la temporada y para algunos también las esperanzas. La poca fe se hace presente al no encontrar una respuesta ante la gente. Crisis, caos son palabras que ya se conocen. La situación parece irse de nuestras manos.Conozcamos un poco más y profundicemos en el tema.

Estabilizarse para nuevamente caer en la incertidumbre, esa es la ‘U’ ahora. Al menos por lo que demostró en el último semestre del año. Quizás más de lo mismo y una continuación de lo que nos había acostumbrado. Seguimos sin aprender, sin continuar con una idea. Esta vez la situación se torna aún más preocupante. No tenemos una idea deportiva clara y tampoco buscamos tenerla. Vivir del día a día hace mucho tiempo dejó de ser suficiente. Aspirar a éxitos deportivos queda tan solo en palabras cuando no se tiene en mente establecer bases de crecimiento. Justamente esas bases son las que nos permitiran lograr no solo objetivos a corto, mediano o largo plazo, sino que, en este último tiempo, son útiles desde la generación de ingresos para el club hasta la consolidación de un primer equipo competitivo y la confirmación de una institución seria como club profesional de fútbol a nivel internacional. El fútbol se está revolucionando y ahora ya no solo se juega en una cancha. ¿Que falta? ¿Que necesitamos?

Las preguntas parecen no encontrar respuesta alguna. La trascendencia de lo deportivo se encuentra bajo lo dirigencial. No existe una línea. Todos no están manejados bajo un mismo hilo, ni alineados sobre un mismo concepto. Ese discurso-poco claro- es lo que tanto nos hace padecer. No encontrar soluciones ante una dirección deportiva y depender de decisiones comerciales que siguen sin asegurar la tranquilidad en el campeonato que tanto deseamos. La política deportiva, a pesar de no encontrarse en las oficinas de la ‘U’, resulta ser lo que más nos cuesta y termina siendo el peor de nuestros males, que parece no tener cura. Esa misma política nos conduce a la inestabilidad.

Como lo dije y ahora repito, todo es más trascendente de lo que pensamos. Esto es mucho más difícil que perder un fin de semana o que se nos haya ido de las manos el Clausura en el último domingo. La mayoría quizás puede entenderlo. Campeonar ante un contexto como éste se ha convertido en una solución a nuestras carencias. Solución tan dificil de conseguir y que mucho ayuda a olvidar los “malos tiempos de la U”. Solución que, también, nos permite salir por un momento de nuestra realidad y omitir lo que se vive. Parece que la ‘U’ no quiere encontrar la luz al final del túnel. Seguimos introducidos en la oscuridad sin el más mínimo interés de apartarnos de allí. Se puede sufrir y está permitido también llorar, pero con la condición de nunca dejar de estar.

Facebook Commentarios
Seguro te interesa  EL tenis es el deporte que más alarga la vida, la ciencia lo confirma