Una persona puede ingerir y respirar entre 70.000 y 121.000 partículas microplásticas al año, cuyos efectos sobre la salud son aún inciertos, revela un nuevo estudio.

microplástico

Los microplastos son pequeños trozos, a veces microscópicos, que surgen de productos más grandes debido a la degradación del medio ambiente.

Esta es la conclusión a la que llegó un equipo científico de la Universidad Canadiense British Columbia y los datos se refieren al estadounidense medio.

Los investigadores analizaron la cantidad de microplastos encontrados en una serie de alimentos y los resultados se publicaron en el boletín”Enviroment Science and Technoloy”.

Los expertos analizaron 26 estudios previos sobre las cantidades de partículas microplásticas en más de 3.600 muestras de pescado, mariscos, azúcar añadido, sal, alcohol, agua, tanto en botella como en red, y aire.

A continuación, evaluaron la cantidad de estos productos que consumen hombres, mujeres y niños, basándose en la ingesta dietética recomendada en la Guía de alimentos para los estadounidenses 2015-16.

A partir de este análisis, se estima que la ingestión de microplastos oscila entre 39.000 y 52.000 partículas al año, dependiendo de la edad y el sexo.

Estos niveles aumentan entre 74.000 y 121.000 partículas anuales si se considera la inhalación a través del aire, indica la información.

Los que beben sólo agua embotellada pueden ingerir hasta 90.000 partículas adicionales al año, en comparación con las 4.000 que consumen los que beben sólo agua del grifo.

Dado que los investigadores sólo consideraron el 15% de la ingesta calórica total de los estadounidenses, las cifras probablemente están subestimadas, se añade en el boletín.

El equipo señaló que se necesitan nuevas investigaciones para conocer los efectos que la ingestión de microplastos puede tener en la salud.

Seguro te interesa  ¿Colesterol al límite? Bebe este té de limón y alcachofa.

Desde que comenzó la producción masiva de plásticos en la década de los 40, estos polímeros versátiles se han expandido rápidamente por todo el mundo y, aunque en muchos sentidos han hecho la vida más fácil, su eliminación es un problema cada vez mayor.

La gente puede ingerir estos materiales inconscientemente cuando comen o respiran.

Facebook Commentarios