Connect with us
inmigrantes inmigrantes

Ciencia

Una pareja de inmigrantes está detrás del éxito de la vacuna covid-19 de la que más se hablará

Published

on

Dos científicos alemanes de origen turco están a la cabeza de la compañía que desarrolló la vacuna sobre la base de una nueva tecnología para luchar contra el nuevo coronavirus.

Fue en enero, después de leer un artículo científico en la revista médica The Lancet sobre el nuevo coronavirus que se estaba propagando en China, que el inmunólogo Ugur Sahin se dio cuenta de que la tecnología desarrollada por su compañía en Mainz, Alemania, podría tener un papel clave. Así nació la vacuna de BioNtech contra covid-19, fundada por un par de científicos inmigrantes turcos en Alemania, a la que la Unión Europea compró este miércoles 300 millones de dosis, después de que se anunció que tiene una tasa de éxito del 90%.

inmigrantes

Ugur Sahin es el director y Özlem Türeci, su mujer, es la directora clínica de la empresa alemana BioNtech, que se asoció con Pfizer para producir una vacuna basada en una nueva tecnología-la del ARN mensajero (ARNm), una molécula que lleva instrucciones para que las células produzcan proteínas a partir de la información codificada en el material genético que está en el núcleo. A diferencia de las vacunas tradicionales, que introducen proteínas del virus o virus inactivados para desencadenar una respuesta del sistema inmune, las vacunas basadas en la tecnología de ARNm pretenden enviar información genética para que las células produzcan moléculas que combatan la enfermedad, la infección por coronavirus.

Este enfoque se ha utilizado en el tratamiento del cáncer. Özlem Türeci, de 53 años, y Ugur Sahin, de 55, que se conocieron en la universidad, ya antes habían fundado una empresa de biotecnología, Ganymed Pharmaceuticals, que trabajaba en respuestas del sistema inmune contra el cáncer del esófago, y que desarrolló anticuerpos monoclonales para tratar este cáncer. Estos tratamientos eran tan prometedores que vendieron la compañía, en 2016, a una farmacéutica japonesa, Astellas Pharma, por 422 millones de euros. De hecho, hoy los medios alemanes sitúan a la pareja en la lista de las fortunas más grandes del país.

Los orígenes de Sahin y Türeci fueron, sin embargo, modestos. Ugur Sahin nació en Iskenderun, una ciudad históricamente conocida como Alejandro, en el sureste de Turquía, en la costa mediterránea. Su familia emigró a Colonia, Alemania, cuando tenía cuatro años. Sus padres trabajaron en una fábrica de Ford, y soñaba con ser médico. Se graduó de la Universidad de esta ciudad alemana con un doctorado en inmunoterapia de Células tumorales, dice el periódico The New York Times.

Conoció a Özlem Türeci en la universidad cuando era muy joven. Era hija de un médico turco de Estambul que también emigró a Alemania. Türeci trabajó en el laboratorio de Rolf Zinkernagel, que ganó el Premio Nobel de Medicina de 1996, descubriendo cómo el sistema inmune reconoce las células infectadas por virus.

Sahin y Türeci forman una pareja y un equipo: el día de la boda, trabajaron en el laboratorio por la mañana, se casaron, y fueron a trabajar de nuevo para el laboratorio. Hoy, además de millonarios, empresarios y científicos, también son profesores universitarios. Las acciones de la compañía en el índice tecnológico Nasdaq de la Bolsa de Nueva York cerraron el martes por valor de 112,7 dólares, y el valor de mercado de BionTech se ha disparado a alrededor de 18 mil millones de euros en los últimos meses, dice The New York Times. Por lo tanto, la pareja de científicos se convirtió en uno de los más ricos de Alemania.

La tecnología utilizada por BioNtech para desarrollar la vacuna para covid-19, que aún no se ha presentado en una revista científica y evaluada por otros científicos, solo se han publicado los resultados en un comunicado de prensa, es nueva, pero no exclusiva. Está siendo utilizada por otras compañías que participan en la carrera para desarrollar vacunas contra el nuevo coronavirus, como la estadounidense Moderna, CureVac también en Alemania, o la vacuna en desarrollo por científicos del Imperial College de Londres, que se está probando en comparación con la de la Universidad de Oxford, ambas del Reino Unido.

Si se confirma el éxito de la vacuna de BioNtech, el acuerdo con la gran multinacional farmacéutica Pfizer permitirá su producción y distribución a todo el mundo – los 300 millones de dosis de la vacuna de BioNtech y Pfizer encargadas por la Unión Europea deben ser producidas por una fábrica de la compañía farmacéutica en Bélgica. La vacuna requiere condiciones de almacenamiento y transporte difíciles, como mantenerse a una temperatura de menos de 75 grados, aunque pueden sobrevivir cinco días en un refrigerador normal, señala el Financial Times.

El hecho de que BioNtech liderara a dos inmigrantes facilitó la asociación con Pfizer, dice The New York Times, porque el hecho de que fuera de origen turco ayudó a crear una amistad con el griego Albert Bourla, el CEO, administrador General de Pfizer. Los países vecinos y rivales, Grecia y TURQUÍA tienen una relación cercana y difícil a lo largo de los siglos. Pero ambos han dicho, en varias entrevistas recientes, que han construido su relación sobre la base de una historia similar, de inmigrantes y científicos.

Facebook Commentarios
Advertisement

Opinión

Fanpage PYSN

Advertisement

Noticias Curiosas (•ө•)

Actualidad

Tendencias