Recientemente, los astrónomos descubrieron que una colisión con una galaxia satélite llenó la Vía Láctea de estrellas. Ahora, gracias a una sola estrella, es posible saber cuándo ocurrió.

Vía Láctea

La galaxia satélite Gaia-Enceladus fue, hasta donde sabemos, la más grande devorada por la Vía Láctea y fue descubierta en datos de la misión Gaia, que creó el mapa 3D más preciso de las estrellas de nuestra galaxia.

Estos datos incluían el movimiento adecuado de las estrellas mientras giraban, revelando una población de estrellas moviéndose juntas impulsadas por la colisión. Los análisis posteriores sugieren que la colisión tuvo lugar entre ocho y once mil millones de años (el Universo tiene unos 13 800 millones de años).

Aquí es donde entra Nu Indi (HD 211998), una vieja estrella pobre en metal, de aproximadamente tres veces el tamaño del Sol, pero sólo el 85% de su masa, que está situada a sólo 94 años luz de distancia, en la constelación Indus.

Según Science Alert, el análisis espectroscópico de su composición química indica que nació incluso en la Vía Láctea pero, según los datos de Gaia, su movimiento a través de la galaxia fue alterado por la colisión con Gaia-Enceladus.

“Como el movimiento de Nu Indi se vio afectado por la colisión, esa misma colisión debe haber ocurrido después de que la estrella se formara”, explicó el astrofísico Bill Chaplin, de la Universidad de Birmingham, en el Reino Unido.

Por lo tanto, si es posible determinar la edad de esta estrella, también es posible saber cuándo ocurrió la colisión.

Seguro te interesa  Entre alteridades matanceras y divulgaci?n cient?fica

Según este sitio, la metalicidad es una pista, ya que los científicos saben que los metales no existían hasta que algunas estrellas ya hubieran vivido y muerto, creando elementos pesados a medida que explotaban en supernovas.

Estos elementos fueron incorporados en las generaciones posteriores. El hecho de que Nu Indi solo tenga alrededor del 3% de la abundancia de hierro del Sol indica que es bastante antigua.

Por otro lado, la asterismología puede revelar detalles precisos sobre las propiedades de una estrella. El método se basa en las frecuencias de oscilación de las estrellas o pulsaciones de su intensidad.

Estas oscilaciones están íntimamente relacionadas con las propiedades del interior de la estrella, como su densidad y su perfil acústico. A su vez, están relacionados con la masa y edad de la estrella.

Los datos de TESS (Transiting Exoplanet Survey Satellite), un proyecto de telescopio espacial de la NASA lanzado en 2018, indican que Nu Indi tiene unos 11 mil millones de años.

Así que, según los investigadores, cuyo estudio fue publicado en la revista científica Nature Astronomy, al permitir que la fusión se propague por la galaxia, eso significa que la colisión debería haber comenzado entre 11,6 y 13,2 mil millones de años.

Con este descubrimiento, el equipo ha logrado limitar en el tiempo uno de los principales eventos de la historia de nuestra galaxia, ayudando a entender mejor la evolución de la Vía Láctea. Y todo gracias a una sola estrella.

Facebook Commentarios