Les quería compartir una breve información de este lugar, sé que a muchos aquí les gusta la historia y estoy seguro de que esta breve reseña hecha por mi les será de su agrado.

Zumbidos de flechas, gritos de guerra y un choque de botellas de aguamiel se oyen en armonía de una melodía sacada del siglo XII, un alegre personaje me invita a pasar y disfrutar de aquel pedacito de tierra y alegría medieval, en medio de una urbe moderna llena de fuentes de estrés y malestar.

Arquería instintiva, le dicen… Al principio no comprendo el término, pero luego de una charla muy amena con uno de los socios fundadores del club, Diego, me entero de que es una disciplina más arraigada a la relajación, así como a su vez al fortalecimiento de los músculos superiores del cuerpo, bíceps, por ejemplo.

Me percato que hay gente peleando con un tipo peculiar de espada… Una de goma y además con escudos del mismo material, ríen a carcajadas, luego de la afrenta se dan un apretón de manos y todo es alegría.

“Esto es un club social” me dice Diego, él lo define así por la gente que va y por los amigos que se hacen al llegar ahí, algo que pude notar nada más llegar al ver por la puerta abierta de ese lugar eufórico.

Juegos de Mesa

Luego de ello y como si de un juego de rol en la vida real se tratase, se coloca un tablero de un juego de mesa con la temática medieval-zombi. Nos ponemos a jugar, pasan las horas y las misiones se hacen interminables… Todos en equipo, divirtiéndonos y pasándola bien, pues el motivo del club no es que gastes, sino que compartas con toda tu alegría.

El sitio está escondido, Alameda del Lucero 255, Surco; un portón grande de madera es lo único que separa este mundo con ese. ¿Vale la pena? Totalmente.

Quieres que Escribamos de tu Marca, Tu Empresa, Tu Negocio, Tus Ideas de Éxito, y se Publiquen AQUÍEscríbenos  a nuestro correo pysnnoticias@gmail.com

Facebook Commentarios