Trump.- Anuncio de retirada total de las tropas estadounidenses tomó a varios aliados por sorpresa. Para el Gobierno británico, “la amenaza sigue viva”.

Trump

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, dijo este jueves que el anuncio de la retirada total de las tropas estadounidenses de Siria “no es una sorpresa”, y justificó su decisión con la voluntad de que el país deje de ser “el policía de Oriente Próximo”.

El miércoles, cuando anunció la retirada de las tropas estadounidenses, Trump dijo que tomó esa decisión porque los extremistas islámicos del Estado Islámico fueron “derrotados” sobre el terreno en Siria e Iraq, una afirmación que entretanto han sido cuestionada por gobiernos aliados de la Casa Blanca y por congresistas estadounidenses, tanto del Partido Demócrata como del Partido Republicano.

Para los críticos de la decisión del Presidente Trump, hay tres grandes razones para que la retirada total de las tropas estadounidenses en Siria sea un error: se puede animar a los extremistas a volver a reagruparse en las zonas de donde fueron expulsados; abre las puertas al fortalecimiento de la influencia de Rusia y de Irán en Oriente Medio, en un momento en que los Estados Unidos tratan de aislar cada vez más Teherán; y, al abandonar los grupos que han apoyado en los últimos años en la lucha contra el Daesh, como las milicias kurdas del YPG, los Estados Unidos pueden enviar la señal a potenciales aliados, en otras regiones, de que no es un socio fiable.

Pero el Presidente Trump ha dejado claro este jueves, en una serie de mensajes compartidos en Twitter, que su prioridad es hacer regresar a los cerca de dos mil estadounidenses que están en el terreno en Siria – una promesa hecha durante la campaña electoral, en 2016, y que ha sido repetida en otras ocasiones desde entonces.

“Rusia, Irán, Siria y otros son los enemigos locales de ISIS. Ha llegado el momento de volver a casa”, dijo el Presidente norteamericano, en un mensaje que es un ejemplo de cómo se presentó al electorado durante la campaña para la Casa Blanca: salir lo más posible de los conflictos internacionales, cortando con una tradición norteamericana de intervención exterior que ha dominado las relaciones internacionales desde el final de la Segunda Guerra Mundial.

“¿Los Estados Unidos quieren ser el policía de Oriente Medio sin ganar nada y desperdiciando vidas valiosas y billones de dólares para proteger a otros que, en la mayoría de los casos, no aprecian lo que estamos haciendo? ¿Queremos quedarnos allí para siempre? Ha llegado el momento de que otros luchen”, dijo el Presidente de los Estados Unidos.

Facebook Commentarios