Dos de los tres jueces del Tribunal Regional Federal mantuvieron el miércoles por la noche la condena de Lula Da Silva en un proceso de la Operación Lava-Jato, formando mayoría simple a favor de la culpabilidad del ex Presidente de Brasil.

Lula Da Silva

El examen del caso sigue en curso, pero los votos de los jueces Juan Pedro Gebran Neto y Leandro Palsen han señalado que Lula da Silva brasileño debe seguir siendo considerado culpable de los crímenes de corrupción y blanqueo de capitales, manteniendo la condena pronunciada por la jueza de primera instancia, Gabriela Hardt.

Los dos jueces también rechazaron anular la sentencia.

Juan Pedro Gebran Neto rechazó todas las peticiones de la defensa de Lula Da Silva y afirmó que existen fuertes indicios y documentación de que el ex Presidente fue beneficiario de varias reformas en una casa de campo en la granja de Atibaia, realizadas como pago de sobornos por las constructoras Odebrecht y OAS.

El magistrado también votó para ampliar la pena de 12 años y 11 meses de prisión impuesta en primera instancia a 17 años, un mes y diez días de prisión.

El segundo juez que votó, Leandro Palsen, estuvo de acuerdo con el primero sobre la culpabilidad de Lula da Silva, negando también que el caso fuera anulado y volviera a la fase de alegatos finales de primera instancia, siguiendo el voto del primer magistrado sobre la ampliación de la pena.

En este proceso, el ex Presidente brasileño fue acusado de recibir como pago de soborno obras de mejora en una granja, situada en Atibaia, Ciudad del interior del estado de São Paulo, que frecuentaba con su familia.

Seguro te interesa  Con Del Solar como premier, Ministerio de la Mujer sería para partido de Acuña

Las obras habrán sido pagadas por los contratistas Odebrecht y OAS a cambio de que Lula da Silva utilice su influencia para mantener determinados cargos importantes de Petrobras funcionarios que son sospechosos de haber favorecido a las dos empresas en contratos con la estatal petrolera brasileña.

Los investigadores de la Fiscalía Federal también acusaron a Lula da Silva de ser el propietario de facto de la granja, registrada a nombre del empresario Fernando Bittar, amigo del ex Presidente.

La defensa ya alega que la granja era frecuentada por Lula da Silva y su familia, pero dice que no era dueño del inmueble ni pidió ni aceptó sobornos de los contratistas Citados.

Los abogados del ex Presidente alegaron también que el procedimiento que llegó al Tribunal Federal Regional, de segunda instancia, debe ser anulado porque la sentencia en primera instancia fue, dicen, dictada de forma irregular por la juez Gabriela Hardt.

En este punto, la defensa acusó a Hardt de copiar argumentos usados en otra condena contra el ex Presidente que fueron hechos por el ex juez y actual ministro de Justicia de Brasil, Sergio Moro.

Sobre esta alegación, el juez Gebran Neto estimó que” Ningún pasaje de mérito sigue reproducido “y que”son extractos meramente informativos típicos del informe”.

Luiz Inácio Lula da Silva, de 74 años, gobernó Brasil entre 2003 y 2010, fue arrestado en Abril de 2018 después de que la pena impuesta en su contra en el caso del apartamento de Guarujá fuera confirmada y ampliada por el Tribunal Regional Federal.

El antiguo jefe de Estado cumplió condena en régimen cerrado, pero fue liberado el 8 de noviembre, un día después de que el Supremo anulara las detenciones de todos los acusados condenados en segunda instancia pero con recursos en curso (a menos que estén en prisión preventiva, lo que no era el caso de Lula da Silva).

Seguro te interesa  Ministro del interior Gastón Rodriguez propone mantener el toque de queda hasta fin de año

Lula da Silva está en libertad pero no es libre, y no puede volver a presentarse a la presidencia debido a la Ley de “ficha limpia” que impide que los condenados en segunda instancia lo hagan.

Facebook Commentarios