Tribunal Constitucional una olla de grillos

0
0

Con tanto ruido o alboroto resulta difícil entenderse y poner orden en el TC, los peruanos podemos  confiar en  la decisión del próximo  26 de abril en la audiencia del TC, mas aun cuando la  libertad de “cosito y la jefecita” se encuentra  en manos del magistrado “ojitos” Espinosa-Saldaña, en el hábeas corpus que presentó su defensa legal ante el Tribunal Constitucional,   para anular la orden de prisión preventiva que tienen vigente por la investigación que se les sigue por lavado de activos?

El mismo Tribunal Constitucional, el  que trata a los peruanos de idiotas, entonces nos preguntamos  ¿Podemos confiar  alguna neutralidad del  “Dr. Bamba” Eloy Espinosa Saldaña- que consignó por “error” que era doctor en Derecho por la Universidad de Buenos Aires, en su  CV-, a la hora de votar, cuando es   el mismísimo “ DR. OJITOS” que figura en la “agenda de Nadine Heredia? ¿El juez se puede escoger?

“Esto es un asco, los peruanos exigimos  que  el “Dr. Ojitos” nos muestre su doctorado-documento que hasta la fecha no ha sido visto por nadie, además no aparece en el registro del Sunedu- , dado que es un empleado público al que los contribuyentes le pagamos su sueldo con nuestros impuestos, así como  los diez viajes, con licencia de haber, que ha tenido en el TC por unos US$45 mil dólares, siendo muchos esos “viajes institucionales” que no le corresponderían por rango? Veamos,  Si ese cartón no existe, pues le corresponde renunciar por no decir la verdad y su voto no valdría.

¿Qué se puede esperar del “Dr. Ojitos” que  no cumple con pagarle los 22 mil y pico soles que le exigía su ex chofer Freddy Yncahuanaco Belito por beneficios sociales no pagados tras despido, lo que motivó una demanda ante el decimoquinto juzgado laboral?  Es que acaso  un magistrado del Tribunal Constitucional TIENE que dar el ejemplo; no puede estar dando leyes si él mismo no cumple con estas?

Cómo no sospechar que algo se cocina en el TC, cuando subrepticiamente fue   salvado de Eloy Espinosa-Saldaña, por el “repentino” internamiento en una clínica del magistrado Manuel Miranda y nada menos que el “Dr. Ojitos” se libró así de ser echado. ¡Con desparpajo solo  “fue despojado de la vicepresidencia” tras comprobarse que no tenía el grado académico que ostentaba! Quiere decir  que los honorables jueces constitucionales apelaron a una leguleyada para impedir que uno de sus miembros sea destituido.

Pero esto no queda ahí -la cereza en el pastel- es que   el cargo de vicepresidente, del que fue despojado Espinosa-Saldaña por no tener el grado de doctor, recayó nada menos que en el magistrado Miranda, quien con su ingreso a una clínica impidió la destitución de su cuestionado colega, así de simple.  Entonces con qué cara  el Dr. Ernesto Blume,  el Presidente del TC descarta que exista influencia política por caso Humala-Heredia y cuestiona al fiscal coordinador de Lavado de Activos, Rafael Vela, por deslizar que hay intereses detrás de la decisión del tribunal?

Y señale sin desparpajo alguno  a la prensa “Eso es absolutamente falso (que existan presiones políticas), esa es una falsía total de este caballero que debe leer bien la Constitución, colocarse en su nivel y aprender a respetar a las instituciones del Estado, sino nos respetamos unos a otros la democracia no puede funcionar”.

Y sin titubear agregue: “yo le reclamo a este señor (Rafael Vela) que asuma cordura en su posición y que se deje de hacer declaraciones para presionar, porque a los magistrados del tribunal nadie nos presiona, este es un tribunal autónomo e independiente que tiene sus competencias constitucionales y legales que deben ser respetados”.

Como decía el “zambo” Cavero, “vamos comadre Coco ¿Cómo puede usted vivir, con ese ruido infernal que le llaman capital? En cambio en Hoja Redonda todo es felicidad. La jarana es bien y alivio y todo el mundo a jaranear. Y a la hora del bitute. La jamancia va a sobrar…

Y va a sobrar  cuando se tiene un “telemagistrado” como el “Dr.Ojitos”, y cuando  los otros magistrados no se ponen de acuerdo sobre si el voto de Espinosa-Saldaña puede ser usado pese a su ausencia. ¿Por qué el  TC no le da  un ultimátum a Eloy Espinosa-Saldaña, para que se presente, delibere y vote ( en el hábeas corpus de Humala y Heredia), y si  no le hace caso al TC, incurre en otra causal de vacancia, el abandono de trabajo, tal como lo señala el constitucionalista Aníbal Quiroga.