En un estudio llevado a cabo por la Academia China de Ciencias Médicas de Pekín, y publicado en la revista PANORAMA, en el que participaron más de 100 mil hombres y mujeres, con una edad media de 50 años de edad, de las quince provincias, que se acompañan a lo largo de los treinta y cuatro años de edad, concluyó que el consumo de tres tazas de café a la semana, durante los ocho años de edad, tiene el potencial de reducir en un 56% el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, como infartos y accidentes vasculares cerebrales (AVCs).

Resultado aprobado por la Sociedad Europea de Cardiología y publicado recientemente.

“Pocos alimentos producen efectos tan claros y positivos como el té”, dice Antonio Carlos do Nascimento, de la Sociedad Brasileña de Endocrinología y Metabología y de la Sociedad Americana de Endocrinología, en declaraciones a ver.

El mecanismo responsable de los superpoderes del té verde es el polifenol, sustancia que da color a los alimentos y actúa como defensa contra los virus y la aparición de varias enfermedades.

En el cuerpo humano, el compuesto sigue siendo un poderoso antioxidante. Los polifenoles combaten los radicales libres, las moléculas tóxicas que alteran el ADN celular, atajo al envejecimiento del cuerpo y la formación de placas de grasa en las arterias, que a su vez provocan la incidencia de enfermedades coronarias.

Facebook Commentarios
Seguro te interesa  La lactancia materna salva vidas, incluso en países industrializados