Cientos de personas fueron obligadas a abandonar la Torre Opal en Sidney este jueves por segunda vez esta semana, después de que se detectara una fisura en la estructura el lunes.

Sidney

La apertura de grietas al nivel del 10. El segundo piso llevó a Bomberos e ingenieros a investigar las causas de lo ocurrido y a evaluar el riesgo de derrumbe. “Los ingenieros dijeron que el edificio se movió uno o dos milímetros”, indicó el comisario de Policía Philip Rogerson.

Algunos de los residentes fueron autorizados a volver a casa, pero este jueves, la empresa indicó que siguen ocurriendo “ruidos en la estructura” y, por precaución, algunos residentes fueron reubicados en otros lugares.

En total, 51 de las 150 viviendas evacuadas en esta torre de 36 pisos fueron consideradas inseguras. Los residentes, exaltados, exigieron respuestas a los constructores en una conferencia de prensa después de ser obligados a salir de casa por segunda vez esta semana.

“Nos dijeron que regresáramos y ahora pidieron de nuevo salir”, señaló una residente, preguntando cuánto tiempo llevará el proceso de investigación. “El lugar que nos dieron para quedarnos es terrible en comparación con nuestros apartamentos que pagamos”, añadió. “Todos nosotros, con mascotas, con objetos valiosos en casa, y nos pide que lo saquemos todo-es imposible”, subrayó. “¿Hasta cuándo tenemos que esperar los resultados finales?”

La empresa constructora dice que tener los edificios desocupados permite a los ingenieros e investigadores trabajar más rápido. También garantiza que no hay peligro para los residentes. Se Estima que la investigación técnica durará hasta diez días.

El edificio tiene 392 apartamentos en total. La construcción costó 165 millones de dólares (unos 145 millones de euros) y terminó en agosto.

 

Facebook Commentarios