Connect with us
Tesla sigue mareado y confunde la luna con el semáforo. Pierde el tren. Y congestiona el tráfico Tesla sigue mareado y confunde la luna con el semáforo. Pierde el tren. Y congestiona el tráfico

Actualidad

Tesla confunde luna con el semáforo y congestiona el tráfico

Published

on

¡Clickear Stars!
(Votos: 1 Promedio: 5)

La seguridad del automóvil con dispositivos de asistencia a la conducción es motivo de preocupación. Y muy lejos, por tanto, el coche autónomo

Tesla sigue mareado y confunde la luna con el semáforo. Pierde el tren. Y congestiona el tráfico

La luna llena confundió el piloto automático de Tesla (Foto: Shutterstock)

Todavía no existe la comercialización de vehículos autónomos, porque los que corren son experimentales. Tesla ya ofrece opcionalmente piloto automático, un conjunto de dispositivos de asistencia a la conducción que lo hacen semiautónomo pero que aún requieren la presencia del conductor. Y preocupados por los accidentes que se han producido con estos coches, algunos mortales.

¿Luna o semáforo?

El otro día, un Tesla entraba en Estados Unidos por la noche cuando de repente encendió la alerta para que el conductor disminuyera la velocidad debido a la luz amarilla en la siguiente curva. No había semáforo ni esquina, porque lo que el radar de Tesla detectó fue, en el cielo oscuro, una hermosa luna amarillenta.

Recientemente, otro Tesla estuvo en el famoso puente del 25 de abril en Lisboa. Tiene dos plantas: en la parte superior, dos carriles para automóviles y un ferrocarril en la parte inferior.

De repente, sin razón aparente, el Tesla tenía los frenos accionados automáticamente y estancado en la pista. Hubo un gran atasco y, por suerte, no hubo choques entre los coches.

Después de mucha investigación, se descubrió por qué el freno inexplicable.

Sus sensores notaron un tren en la misma dirección, viniendo en la dirección opuesta. Y detuvieron a Tesla para evitar el accidente. Eso nunca sucedería, porque el tren bajaba las escaleras.

Tesla sigue mareado y confunde la luna con el semáforo. Pierde el tren. Y congestiona el tráfico

Puente 25 de abril en Lisboa

¿paso de peatones?

Los expertos dicen que algunas situaciones difícilmente serán percibidas por la electrónica, incluso con su mejora.

Un ejemplo es un peatón en la acera en una esquina, a punto de cruzar la calle: solo un conductor se da cuenta de si avanzará o no por el asfalto.

Otro problema que desafía a los ingenieros es la diferencia entre las reglas y costumbres de varios países. Uno de los más sencillos de resolver es la dirección en el lado derecho, que todavía existe en más de 50 países además de Inglaterra.

Y es aún más complicado adaptar un coche autónomo a la legislación y costumbres específicas de algunos países. En los Estados Unidos, por ejemplo, la indicación “Stop” en una esquina es respetada por el hierro y el fuego. Pero no es así en todo el mundo.

Un coche autónomo debe -teóricamente- detenerse para el peatón que comienza a cruzar el carril. Pero, corres el riesgo de ser golpeado si el auto que viene detrás tiene un conductor al volante.

Otro reto es dotar al coche autónomo de “orejas”: ¿cómo percibir las sirenas de las ambulancias o de los bomberos? ¿Cuernos o gritos de ayuda y estado de alerta? El Instituto Fraunhofer, en Oldenberg (Alemania), ya se anticipó a esta necesidad y desarrolló el prototipo de un “sistema auditivo vehicular”.

¿Es eterna la fiabilidad?

Tesla sigue mareado y confunde la luna con el semáforo. Pierde el tren. Y congestiona el tráfico

Sistema Tesla Autopilot

Aún más preocupantes son los resultados de una encuesta realizada por la entidad alemana TÜV Rheinland que existe desde hace 150 años, uno de los principales expertos mundiales en ensayos de sistemas y tecnología, con más de 20.000 empleados.

El objetivo principal era determinar la fiabilidad de los sistemas avanzados de asistencia al conductor que equipan automóviles modernos y sofisticados. Manténgase en la pista, alertar al coche en el otro, frenado automático, mantener la distancia del vehículo por delante y varios otros, que en conjunto permitirán la existencia del coche autónomo.

Las pruebas utilizaron, para la investigación, uno de estos sistemas de asistencia, el de permanencia en la vía vial y simularon su envejecimiento para investigar las interferencias de varios factores en su fiabilidad. Eso se ha ido reduciendo con el tiempo por el desgaste natural, la calibración incorrecta de las cámaras, los impactos de piedras en el parabrisas o su reemplazo y otros.

La investigación, llevada a cabo en colaboración con un laboratorio inglés especializado en tráfico (TRL), apuntó a una pérdida de eficiencia de estos dispositivos a lo largo del tiempo y estima que en 2029 se producen alrededor de 800.000 accidentes en las carreteras europeas causados por su menor rendimiento.

Estos son algunos de los problemas percibidos en la vulnerabilidad de los dispositivos actuales ya presentes en los automóviles. Por otro lado, con la presencia efectiva de internet 5G, varias de ellas se mitigarán o resolverán con el avance de la comunicación entre vehículos, señales de tráfico para coches y control de tráfico para conductores.

Sea lo que sea, todavía estamos muy lejos del coche autónomo. Y el permiso para su comercialización se hará por etapas, por países y regiones.

Facebook Commentarios
Advertisement

Opinión

Fanpage PYSN

Advertisement

Noticias Curiosas (•ө•)

Actualidad

Tendencias