Recientemente, varios fabricantes de té han sustituido sus bolsas de té de papel por plástico o “seda”. Las bolsas de plástico, además de ser malas para el medio ambiente, están liberando miles de millones de microplásticos en su taza.

té

Según un estudio publicado este mes en la revista Environmental Science & Technology, investigadores de la Universidad McGill de Montreal, empaparon cuatro bolsitas de té de plástico disponibles comercialmente-sin el té dentro-en agua caliente a 95ºC.

Utilizando microscopios electrónicos para analizar el contenido del agua y los bolsitos de té, concluyeron que una media de 11.600 millones de partículas microplásticas y 3.100 millones de partículas nanoplásticas se habían desprendido de cada bolsa, permaneciendo en el agua.

Los investigadores de este proyecto creen que los bolsitos de té liberan tantos microplásticos porque el PET se calienta cerca del punto de ebullición, según IFLScience.

En la segunda parte de este estudio, los investigadores expusieron pulgas de agua (Daphnia magna) al agua que contenía concentraciones variadas de microplastos. Mientras los animales no morían, presentaban, sin embargo, algunas anomalías anatómicas y conductuales que podrían sugerir que los microplásticos estaban teniendo un efecto tóxico en ellos.

Seguro que también te interesa

Todavía no se conocen los efectos potenciales sobre la salud humana. La Organización Mundial de la Salud ha concluido recientemente que los microplásticos en el agua potable probablemente no dañarán nuestro cuerpo.

Seguro te interesa  Por primera vez en 30 años, Premios Oscar sin presentador

“Hasta ahora se desconocen los efectos sobre la salud del consumo de micro y nanoplásticos para los seres humanos, mientras que los efectos subletales observados en este estudio y en otros animales emiten una alerta temprana sobre el riesgo para el medio ambiente y el posible riesgo para la salud humana”, concluyen los científicos.

“Es probable que una de las principales vías potenciales de exposición humana de los micro y nanoplásticos sea la ingestión y la captación de partículas en el tracto digestivo. Una vez dentro del tracto digestivo, puede producirse captación celular y translocación subcelular o localización de las partículas ingeridas. ”

Los microplásticos están en todas partes-desde el agua de lluvia de América hasta la nieve del Ártico-y probablemente hay algunos en su sistema digestivo en este momento, incluso si usted no bebe té. Un estudio de principios de este año descubrió que el americano promedio consume más de 74.000 partículas microplásticas al año. Otra investigación reciente ha demostrado que la mayoría de nosotros tenemos microplásticos en nuestras heces.

Facebook Commentarios