Libertad, hablamos de ella y nos damos cuenta que somos libres (a veces) en cuestión de elecciones, educación, economía… Espera, ¿Realmente somos libres?

Hace poco, cambiando de canal en canal me di cuenta que (como siempre) no hay nada para ver en la TV y me puse a leer (de nuevo) “Un Mundo Feliz” de Aldous Huxley y francamente no tarde en darme cuenta que, además de que el libro estaba deteriorado, no me había fijado con atención en los detalles de una obra de (no tan) ficción, de un libro que posiblemente nos esté advirtiendo, no del futuro, sino del presente que vivimos.

Para los que no leyeron el libro lo resumo en una simple frase: “Nos tienen tan ignorantes que, incluso teniendo las herramientas para no serlo, seguimos ahí cuan aburridos pegados a una pantalla y/o cosa sin relevancia aparente”

Ahora echemos un vistazo a nuestra realidad, ¿No es acaso lo mismo? ¿No es como si tuviéramos más acceso a la información y en cambio nos dejamos llevar por un puro deseo de las cosas mundanas (lo cual esta bien, pero no hay que abusar de ello)?

Incluso la educación se ve afectada por ello, ciertos patrones de “moralidad” y lo “políticamente correcto” imperan y restringen mediante la censura cosas que no nos permiten ver el mundo tal y como es, al despertar vamos a chocar contra un suelo de concreto (o algo peor) y nos daremos cuenta que las cosas no son como lo pintan en las novelas y demás cosas. En los colegios no se corre mejor suerte, tenemos un sistema educativo semi-militarizado, con formaciones que lo único que hacen es malgastar tiempo (así lo veo yo) enseñando a los niños a obedecer y no a pensar.

En la política sucede lo mismo, ambos bandos te venden ideas diferentes y terminan siendo (con el perdón de la expresión) la misma estupidez.

Y en la economía ni que hablar, libres no somos, mas bien dependientes de intereses extranjeros que sabe Dios quien (o quiénes) estén detrás de ello. (En realidad si se sabe, pero no voy a decir que son George Soros y los judíos, uy perdón)

En fin amigos míos… La libertad no existe y la democracia, no es nada más que un teatrucho que no hace sino, confundir a la gente, buenos días.

Facebook Commentarios