(Voy a ser particularmente ácido esta vez, se recomienda discreción)

“Alan está muerto, los rojos lo han matado”

Hay que ser aprista o en su defecto, no haber desarrollado el sentido común de las cosas, para poder afirmar algo así.

Pero en fin, esto va acerca del suicidio y aquí vamos otra vez, con el mismo estilo de siempre y quizá trasgrediendo un poco más la sutileza de la cual a veces hago gala. (sarcasmo)

Sobre el suicidio…

¿Qué es el suicidio? ¿Es acaso, un acto se valentía o cobardía? ¿Existe salvación en las sacrosantas posesiones celestiales del dios cristiano? ¿Arderán los que atenten con éxito su propia vida?…

Podríamos hacernos mil preguntas sobre eso y quizá siempre llegaremos a la misma respuesta si se cumple la condición de ser católico. La respuesta sería: Es un acto cobarde y merece que el alma en cuestión seda por los siglos de los siglos en el lago de azufre hirviendo.

Vamos a aclarar algo…
Según la biblia, el suicidio no es lo que determina si una persona logra entrar al cielo. Si una persona no salva se suicida, no ha hecho nada más que “acelerar” su viaje al infierno. Sin embargo, esa persona que se suicidó estará en el infierno por rechazar la salvación a través de Cristo, no porque se suicidó. ¿Qué dice la biblia acerca de un cristiano que comete suicidio? Yo no creo que un cristiano que comete suicidio pierda la salvación y vaya al infierno. La Biblia enseña que desde el momento en que una persona cree en Cristo verdaderamente, está eternamente segura. (Juan 3:16)

Seguro te interesa  ¿Quien determina lo bueno, lo malo y lo feo para nuestros hijos? ¿El Estado o los padres de familia?

(Creo que con esto queda muy bien explicado, para mis amigos creyentes que van a misa los domingos y los que no, dónde podría estar nuestro expresidente en estos momentos)

Pero claro, nadie te asegura que la vida eterna exista de verdad y por ende, uno en cuestión intenta vivir la vida como mejor le plazca. (Y vaya que las personas que lo hacen… Hacen muy bien)

Sobre el “Vivir La Vida”…

Nietzsche en sus postulados filosóficos voluntaristas escribía acerca de cómo debíamos vivir una vida plena, dándole énfasis al olvido de la moral cristiana como únicos valores a los que deberíamos aferrarnos, adicionando también, que deberíamos crear nuestros propios valores para así poder alcanzar el Superhombre… Algo así como la plenitud y la felicidad.

Los existencialistas (véase: Sartre, Camus o Heidegger) veían o ven la vida como algo vacío (de ahí que Sartre escribiera: El Ser y La Nada), algo que va más allá del hombre, sí… Pero que independientemente del modelo a seguir que tome el hombre, siempre todo terminará en sufrimiento y que por ende la muerte sería el único escape. Cabe aclarar que estos pensamientos surgieron en los siglos XIX y XX frente a numerosas revoluciones sociales y conflictos mundiales (1era G.M y 2da G.M).

Cómo podemos analizar, el concepto de la muerte y la aceleración de esta no es un tema que se debate solo desde el punto religioso, sino también desde un punto de vista existencial.

¿Para qué seguir viviendo? No debemos temerle a la muerte si se vive una existencia vacía y sin sentido en un universo lleno de dolor y sufrimiento, donde absolutamente todo es efímero e intrascendente, donde de todos modos sabemos que moriremos tarde o temprano, no sin antes experimentar una inmensa agonía a lo largo de una vida que fuimos obligados a vivir…

Seguro te interesa  Que dirán las waripoleras, turroneros y plumíferos que difundían el cuentazo que Vizcarra "cerrando el Congreso ponía fin a la corrupción"?

Pero aún falta algo…

Sobre el Honor y todo lo que implica

Muchos conocen el rito del Harakiri, esa accion japonesa para poder afianzar el susodicho honor para ti y los tuyos.Una forma de quitarse la vida para salvaguardar el “honor”.

Los japoneses (al igual que la mayoría de los orientales) tienen una filosofía muy distinta a la occidental.

Primero que nada definamos “honor”: se define honor como la cualidad moral que lleva al sujeto a cumplir con los deberes propios con respecto al prójimo y a uno mismo. Es un concepto ideológico que explica conductas y que actúa como condicionante social.

Hay que resaltar que los japoneses aún usan el suppuku o rito del Harakiri como pena de muerte, una práctica tan extraña como perturbante que podría dejar a más de uno con serios traumas con solo verlo. (Sí, las auto-ejecuciones son públicas)

Opinión propia

Francamente creo que uno debe tener un valor muy grande para poder quitarse la vida frente a alguna adversidad personal o existencial. (No aplica para aquellos que lo hacen por no afrontar la justicia)

Sin embargo también creo que la vida, por más horrible que pueda ser (que un 80% lo es, ya que somos seres alienados y enajenados en gran parte) tiene ciertos matices que pueden hacer de ella algo bastante especial, la vida no es hermosa, pero es porque tú no quieres que sea así. Carpe Diem amigos… vivan el día a día como si fuera el último Carpe Diem.

Facebook Commentarios