Absurdo.

La vida de alguien que no se deja ver es tan amable en indicar ciertos indicios sobre las cosas que se deben decir y sin embargo, no existe la plenitud necesaria para hablar entre tanto ruido.

Al punto:

Primero hay que definir “Izquierda y Derecha”

Hay que tener en claro algo primero para hablar de izquierda y derecha: El concepto de izquierda y derecha nace durante la Revolución Francesa, como un mecanismo de separación para los que querían: O bien una monarquía constitucional (derecha) o bien una república democrática (izquierda). Con el devenir de los años la izquierda y la derecha fueron tomando posiciones progresistas y conservaduristas respectivamente.

El término comenzó a distorsionarse a fines del siglo pasado y aún sigue distorsionada la idea de izquierdas y derechas, pues se cree (erróneamente) que la izquierda es necesariamente adoptante del comunismo y la derecha es necesariamente adoptante del modelo económico liberal o capitalista.

Aquí hay que hacer un alto, sucede que en medio de los dos extremos (la ultraderecha y la ultra-izquierda) existen dos posiciones más, la derecha liberal o moderada (libertarios, minarquistas, anarco-capitalistas, etc.) y la izquierda moderada (socioliberalistas, progresistas, socialistas democráticos etc).

Y bueno, también están los anarquistas (los cuales muchas veces sirven a la derecha sin saberlo).

Sin embargo el término “progresista” puede tener un doble filo.

Progresismo y Moral Cambiante

El progresismo es una tendencia política (no es una ideología) en donde se dan por válidas ideas nuevas de “avance social”, por sobre todo las que son favorable para alcanzar un Estado de bienestar.

Los progresistas de manera común y en general buscan la libertad del individuo, se podría decir incluso que no se representan en el espectro de izquierda-derecha como comúnmente se cree, sus conceptos pueden ser mejor explicados observando su posición, no en la recta tradicional que divide a izquierda y derecha, sino más bien en el gráfico de Nolan

Esto dificulta las cosas, pues aquí se muestran 5 espectros políticos, los cuales pasaré a detallar a continuación:

– Liberal: Aquel que defiende la democracia, está a favor de un ejecutivo débil (mayor poder en el legislativo).

– Totalitario: Defensor de los regímenes de facto, dictaduras o también conocido como ejecutivo fuerte o simplemente sin división de poderes (Sí, aún existen personas que tienen ideas monárquicas).

– Conservadores: Aquellos que desean cambios paulatinos o ya de por si ningún cambio en la sociedad y lo que implica su formación, economía y dogma de vida.

– Progresistas: Aquellos que desean el cambio radical o paulatino para la sociedad basándose en ideas nuevas que pueden ser de “avance social”.

Cómo podemos ver el espectro de derecha e izquierda es algo que está desfasándose para dar inicio a otro tipo de clasificación política mucho más compleja.

Si esto se combina con la moral que de manera individual está en conflicto con la ética de una generación pasada, hemos de tener una bomba de tiempo.

Sucede que la mayoría de espectros políticos se aprovechan de esta moral cambiante para arraigarse en la mente de las personas, prometiendo falsas esperanzas y dando expectativas de algo muchas veces utópico y efímero. Esta es una de las razones por las que grupos los cuales no han accedido a educación se ven influenciados de manera muy eficaz por ciertos grupos políticos que dicen ser algo que no son.

Para entender el porqué los movimientos feministas no son necesariamente socialistas hay que recurrir a saber que es el socialismo en primer lugar, sus etapas y lo que se entiende de por si como socialismo, comunismo y dictadura del proletariado.

Socialismo y Comunismo: Dos caras diferentes de una misma moneda.

Para entender está parte hay que quitarnos la idea de que el socialismo es lo mismo que el comunismo, ambas son fases diferentes del sistema económico marxista-leninista, no son iguales ni mucho más ni menos.

Está posición política se basa en gran medida en la defensa del obrero del Gran Capital, el cual mediante mecanismos como los sindicatos, las huelgas o las protestas puede usar su voz para hacerse escuchar.

Esta posición se sustenta en la transición de 2 fases para llegar a una tercera y última.

Cabe resaltar que está posición NO busca destruir el Estado, si no más bien controlarlo hasta la última fase.

1) Dictadura del Proletariado:

Esta es una etapa que es relativamente rápida, es la toma del poder por parte del grupo mayoritario de la población en representación a la clase obrera y campesina, esta toma de poder debe darse (según el marxismo-leninismo) de forma violenta para acabar con las cabezas que forman parte del Estado y a la vez de la élite económica burguesa.

2) Socialismo Inferior o Socialismo.

Esta es la fase con mayor duración y mayores cambios en la economía y sociedad poblacional. Se trata de un gobierno de facto que se dirige mediante intelectuales y dónde se heredan las ideas capitalistas, sin embargo esta fase se caracteriza por el constante cambio en la forma en la que el obrero en cuestión da su fuerza de trabajo con respecto a una empresa. Además se utiliza la ciencia adquirida en el modelo económico y social anterior para dar una mejor calidad de vida, esto sin dejar de la do la industrialización por parte de un Estado que no debe caer en el llamado Capitalismo de Estado.

Cabe aclarar que en esta etapa la clase media alta y clase alta comienzan las migraciones a países con el mismo modelo económico anterior al socialista.

3) Socialismo Superior o Comunismo

No es una fase como tal, sino más bien el fin al que el modelo económico marxista desea llegar, en este punto el Estado es completamente inútil al haber superado las ideas y herencias dejadas por el capitalismo (individualismo, pobreza y diferencia de clases) y el mismo se destruye o desaparece por completo, se alcanza un bienestar pleno, no existe la pobreza y el trabajo no está dividido entre trabajo intelectual y físico, sino que estos se complementan.

Se toma a los hombres por iguales, sin distinción de raza, color, sexo o religión.

El Feminazismo no necesariamente es socialista.

El socialismo no distingue raza, religión ni mucho menos sexo… Es universal e internacionalista. Para el socialismo solo existe la clase obrera oprimida, no distingue nada más.

El hembrismo como tal destaca la presencia de la mujer como papel de mayor importancia que el hombre, haciendo de este alguien que está para servirlas.

Hay una gran parte (de hecho) de feministas que son abiertamente de derecha neoliberal, que adoptan como patrón económico el modelo keynesiano o incluso, algunas personas aún desean que el estado NO regule los precios o elimine los impuestos a las empresas.

Creo que ya quedó claro con la explicación y definición de cada cosa por qué el feminismo no es necesariamente un movimiento socialista.

Y sí señores… Se los explica alguien de izquierda.

Buenas tardes.

Facebook Commentarios