Problemas oculares relacionados con la predisposición genética pueden manifestarse en diferentes períodos de la vida, independientemente de la edad del individuo. Sin embargo, al acercarse a los 40, es común que algunas de las complicaciones que surjan, debido al envejecimiento natural de la visión – debilitamiento de los músculos de los ojos y pérdida de elasticidad.

De acuerdo con el oftalmólogo Mario Filippo, la COI, entre los factores que potencian estos perjuicios e incluso anticiparlos se pueden ellos como: el uso excesivo de aparatos electrónicos, dietas inadecuadas y la falta de protección contra el sol.

Con el pasar de los años, la musculatura de la visión pierde su tono y la contracción de la lente natural del ojo, el cristalino, comienza a ser afectada. “Esto hace que el que es popularmente conocido como “síndrome del brazo corto’, o sea, cuando las personas tienen de alejar los objetos para conseguir observarlos o leer alguna cosa”, explica Felipe. Denomina presbicia, este fenómeno tiene inicio, de forma general, a partir de los 40 años de edad.

El uso constante de celulares y computadoras, sin embargo, se puede anticipar la llegada de este tipo de problema. “Al mantener el foco en las pantallas de aparatos electrónicos durante largos períodos de tiempo, los músculos oculares se quedan mucho tiempo contraídos, y la recurrencia de este hábito puede predisponer a la miopía en niños y adolescentes”, dice el experto. No en vano, un estudio publicado por la Asociación Americana de Oftalmología (AAO) señala que aproximadamente cinco millones de personas tendrán algún tipo de problema en la vista hasta el 2050 – lo que equivaldrá a la mitad de la población mundial.

Facebook Commentarios