Se trata de una enfermedad desconocida por la mayoría de los individuos y que tiene como síntoma la compulsión alimenticia.

El síndrome de Prader Willi es un trastorno raro que afecta a una de cada 15.000 personas en el mundo.

hambre excesiva

La enfermedad es una anomalía genética. “El síndrome es una anomalía del cromosoma 15 de origen paterno que provoca algunos síntomas como la hipotonía muscular (falta de fuerza y firmeza en los músculos), retraso en la escritura y el habla y hiperfagia (compulsión alimentaria)”, según la nutricionista Anete Mecenas. El portador del síndrome comienza a desarrollar una hambruna compulsiva en la infancia, que no es suficiente para saciarla, y ese es el síntoma principal y el PRIMERO en manifestarse.

La psicóloga Michelle Lage explica que la Prader-Willi es una enfermedad que afecta a una parte específica del cerebro que provoca la compulsión. “El síndrome afecta la parte neurológica del individuo por estar relacionado con cambios en el hipotálamo, parte de nuestro encéfalo responsable, entre otras cosas, de la producción de diversas hormonas”. Por lo tanto, el hambre insaciable del disturbio debe ser vigilado constantemente. Uno de los síntomas que deben tratarse en el aspecto nutricional y que puede provocar obesidad con sus comorbidades (enfermedades que generan otras enfermedades) es la diabetes de tipo II y la hipertensión arterial.

Los síntomas varían según la edad

Michelle subraya que los síntomas se manifiestan de manera diferente según la edad. “Los bebés presentan falta de firmeza muscular y dificultad de succión. A partir de los 6 años el cuadro cambia y el portador del síndrome presenta la compulsión y constante sensación de hambre, ya que el cerebro no reconoce los signos de saciedad. Además, el metabolismo de los portadores de este síndrome suele ser más lento, agravando el cuadro de obesidad”. Las dificultades de aprendizaje, la inestabilidad emocional y el retraso en las fases de desarrollo también son síntomas, según la psicóloga. Los portadores siguen teniendo estrabismo y dificultades de socialización.

Seguro te interesa  Ocho síntomas de cáncer de páncreas que pasan desapercibidos

¿Tiene cura?

El síndrome de Prader-Willi es una enfermedad crónica y no tiene cura. Sin embargo, es posible tratarla con un estilo de vida más saludable. “Es necesario que los pacientes hagan una alimentación equilibrada con comidas a intervalos más cortos y coman frutas, verduras y hortalizas regularmente – alimentos ricos en fibras y que, por lo tanto, garantizan más saciedad”, concluye la nutricionista Anete Mecenas.

Facebook Commentarios