Recientemente, la ciencia ha confirmado que comprobar los mensajes de correo electrónico de trabajo en casa y en el horario post laboral aumenta la presión arterial… pero eso no es todo! He aquí otros hábitos rutinarios que le están rasgando años de vida.

Sabía que sentarse con las piernas cruzadas, comer pan demasiado tostado o el modo como se lava los dientes pueden tener un impacto serio en su salud?

Revise siete hábitos del día a día que lo están afectando. Diga no.

1. Verificar el correo electrónico en la noche

Un grupo de investigadores de las universidades de Lehigh y de Colorado State, en Estados Unidos, concluyó que aquellos que comprueban los mensajes de correo electrónico en el período post laboral experimentan mayores niveles de estrés y menos bienestar.

2. Sentarse con las piernas cruzadas

Según una investigación publicada en la revista científica Blood Pressure Monitoring, esta posición puede aumentar la presión arterial en un 10%.

3. Exprimir los granos

Es muchas veces la tentación de exprimir ‘aquella’ burbuja. Sin embargo, los dermatólogos advierten que el acto no sólo puede dar lugar a una cicatriz, así como en una condición potencialmente fatal!

Esto porque meterse en una burbuja, se abre la piel y la deja expuesta a bacterias que pueden entrar en el torrente sanguíneo.

4. Comer pan demasiado tostado

Cuando los alimentos ricos en almidón son preparados a altas temperaturas, producen una sustancia conocida como la acrilamida.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), este compuesto químico que causa cáncer.

5. Beber café o té caliente

Las personas que ingieren bebidas demasiado calientes aumentan inadvertidamente el riesgo de venir a padecer de cáncer en el esófago, alerta la OMS.

Los científicos creen que estas temperaturas calientes dañan las células que recubren el órgano.

6. Utilizar secadores de manos

Un estudio concluyó que los secadores de manos existentes en muchas casas de baño públicas extienden los gérmenes de la atmósfera, incluidos los gérmenes fecales, depositando de nuevo en las manos y la difusión de los de las otras superficies.

7. Cepillarse los dientes con mucha fuerza

Lavarse los dientes dos veces al día, durante dos minutos, es vital para el mantenimiento de una óptima salud oral, pero cepillar con demasiada fuerza puede ser perjudicial. Puede dañar las encías y el enamel de los dientes, provocando la caída precoz de los mismos.

Facebook Commentarios