El Perú asiste estos últimos días al derrumbe de la hipocresía del poder de facto (tras la disolución del Congreso) el descarado pacto con la corrupción millones de por medio con DU, direccionamiento de proyectos, proselitismo político, nepotismo y favores más impresionante jamás conocida.

Odebrecht

El incapaz en menos de un mes ya tiene dos ministros caídos en desgracia y fuera de sus funciones.

Al estilo Maduro cuenta con una maquinaria de alcahuetes de caviares y rojetes para lograr la construcción de la política vizcarrista. Dice el dicho popular que cuando más grande es, más ruido hace al caer.

Quizá por eso retumbe fuerte el estallido de esa campana de silencio y complicidad que funciona hasta hoy con el apoyo de la prensa prostituta, guaripoleras y algunos despistados.

Pero, no hay mal que dure 100 años ni cuerpo que lo resista, ahí esta como ejemplo la lucha infatigable por sus derechos conculcados del pueblo chileno…

Facebook Commentarios
Seguro te interesa  MININTER: Seguridad ciudadana, un reto mayor
Jaime Uribe Rocha Periodista y columnista en medios escritos, experto en marketing político