La dermatóloga Paola Pomerantzeff explica los síntomas de esta enfermedad e indica cuáles son los cuidados y tratamientos óptimos para disfrazar o calmar la piel afectada.

rosácea

La rosácea es una enfermedad que hace que la piel sea sensible y fácilmente rojiza, apareciendo con más frecuencia en mujeres de 30 a 40 años. Además de la aparición de vasos finos, pápulas y pústulas que se asemejan al acné, el ojo puede verse afectado en el 50% de los casos.

“Esta patología, de origen desconocido, es más común en caucasianos, descendientes de europeos y pacientes con piel aceitosa, mostrando un posible factor genético como característica de la enfermedad. También está la fuerte presencia de los aspectos psicológicos como estrés continuo y ansiedad por el agravamiento de los casos”, afirma la dermatóloga Paola Pomerantzeff, miembro de la Sociedad Brasileña de Dermatología.

Según la doctora, actualmente se investiga la relación de la actuación de un ácido de la flora normal de la piel, el Demodex Folliculorum, y también de la bacteria Bacillus oleronius, que colonizan ese hongo. El diagnóstico se realiza mediante el examen dermatológico. El médico indicará algunos tratamientos, pero no hay cura definitiva para la enfermedad.

Aunque afecta más a las mujeres, en los hombres afectados los síntomas tienden a ser mucho peores, con la evolución continua, pueden evolucionar hacia rinofima, que es la condición en la que la nariz crece gradualmente por engrosamiento y dilatación folículos.

Esto es lo que debe hacer para aliviar los síntomas de la rosácea.

Cuidados y tratamientos – De preferencia a los productos con fórmulas hipoalergénicas. “El maquillaje también puede utilizarse normalmente, pero quitarlo antes de irse a dormir es fundamental no sólo para la limpieza, sino para mantener una piel sana”, complementa a la dermatóloga.

Opte por utilizar cremas de tratamiento para la rosácea y sustancias tranquilizantes para obtener un mejor resultado contra la rosácea, ya que ayudan a reducir el calor en la cara y tranquilizan la piel. Cada paciente recibirá un tratamiento individualizado después de un cuidadoso examen dermatológico. Como tratamiento para las pequeñas venas en la cara, cuello, es necesario el uso de láseres con afinidad por la hemoglobina. “Como complemento de este procedimiento, puede utilizarse la luz intensa Pulsada, eficaz en la disminución de los vasos”, recomienda el médico.

Factores agravantes-en general, todo lo que da lugar a la vasodilatación de la cara debe ser controlado, como estrés, baños calientes, exposición al sol y viento frío. “También hay una serie de alimentos que desencadenan la rosácea, como las bebidas alcohólicas, el té y el café caliente, la salsa picante, las frutas cítricas, el chocolate blanco y la leche. Sin embargo, el paciente no debe dejar de comerlos, sino tener un seguimiento médico sobre la influencia negativa de estos alimentos para el enrojecimiento y la inflamación de la piel”, explica Paola. Por último, una dieta a base de mucha fibra, el consumo de agua y el uso de protectores solares a diario son ideales para reducir la rosácea.

Facebook Commentarios