Connect with us

Actualidad

¿Se viene el Crédito  para Escolares y Universitarios?

Published

on

 

Por Guillermo Molinari Palomino

Ex Viceministro de Educación

El Premier Pedro Cateriano Bellido, ni bien tomó posesión del cargo, anunció como una las medidas de reactivación económica, la posibilidad de otorgar un crédito estudiantil con el fin de evitar que los jóvenes abandonen el colegio o la universidad, debido a la crisis económica que se nos viene por efecto de la pandemia.

Dijo: “He planteado que se evalué un posible crédito estudiantil a nivel universitario y escolar para evitar la deserción», e indicó que la estampida de los estudiantes podría ser lo peor que le podría ocurrir al país, hay que proteger y cautelar a la clase media y ojalá las finanzas permitan este esfuerzo.

Dos planteamientos muy importantes que valorar en este tema:

  1. Evitar que los jóvenes abandonen el colegio o la universidad debido a la crisis económica.
  2. Hay que proteger y cautelar a la clase media y ojalá las finanzas permitan este esfuerzo.

Para ser más inclusivo no solo es proteger solo a clase media, sino a toda la población escolar y universitaria que ya viene teniendo serias dificultades para la continuidad de sus estudios y miran con gran incertidumbre y desesperanza su futuro educativo y profesional.

Todos los sectores públicos y privados, los poderes del Estado y los partidos políticos responsables deben aportar en este cometido. La educación es uno de los elementos más importantes de un estilo de desarrollo. Cada proyecto nacional se apoya en un proyecto educativo.

Cada estilo de desarrollo de una Nación, genera también un estilo educativo, que no sólo se refiere a los recursos que se le asignan al Sector, sino también a la función que se le atribuye a la educación, al ideal educativo y a las políticas pedagógicas. Y, frente a ello nos planteamos a una serie de interrogantes, para responder a las finalidades de ese estilo de desarrollo:

Nuestro sistema educativo ¿Su objetivo principal es realizar a la persona, forjar ciudadanos responsables, desarrollar y potenciar sus saberes, desarrollar en ellos el aprender a aprender?

A qué le vamos a dar prioridad ¿Al progreso colectivo o la formación y selección de élites?

Entonces, atendiendo a lo dicho por el Primer Ministro, no solo bastará con el estilo de desarrollo que se adopte, sino también de la situación de desarrollo en la que nos encontramos y de los recursos con que se cuenta.

Es aquí donde retornamos a la pregunta ¿Qué estilo de desarrollo vamos a asumir?, un estilo neoliberal, el enfoque economicista que trata de formar recursos humanos, o sea, mano de obra y técnicos adecuados a los tipos de producción y servicios que se desea privilegiar, en especial aprovechando ventajas comparativas; y la orientación humanista procura dar cultura general a amplios sectores de la clase media y alta, excluyendo a los grupos marginales. O en el estilo social de economía mixta existe un doble requerimiento. Por una parte, el acceso masivo a la educación y la cultura es prioritario. Y, por la otra, la jerarquización del sistema productivo requiere una mayor calificación de la mano de obra; así, la necesidad de elaborar tecnologías o procedimientos originales obliga a realizar investigación básica y aplicada. De ahí la necesidad de desarrollar especializaciones de excelencia en las universidades o institutos específicos.

Compleja decisión, ¿Cuál es el ideal educativo al que aspiramos?, uno donde apostamos por el carácter competitivo, que solo apuesta y se vincula con la inversión y el crecimiento, aun cuando sea excluyente y poco solidario, que pone en riesgo que degenere en la cultura de la especulación, en la que se obtienen tasas de interés usurarias que terminan siendo impagables y que solo buscan el enriquecimiento de algunos sectores de poder diferentes al esfuerzo personal o social de los ciudadanos.

O apostamos por un modelo donde la formación aspira a ser más solidaria que competitiva, en la que generemos condiciones para que cada individuo pueda desarrollar sus aptitudes intelectuales y humanas y tenga acceso a la cultura; y, por otra, que desarrolle sus aptitudes y obtenga las calificaciones necesarias para insertarse adecuadamente en el sistema productivo. Pero siempre teniendo en cuenta prioritariamente el desarrollo conjunto de la sociedad. En donde prioricemos los valores éticos frente a una situación actual de “sálvese quién pueda”.

Muy bien cada uno de estos estilos de desarrollo responde a políticas pedagógicas.  Si queremos la inserción productiva y una respuesta social oportuna a nuestros adolescentes y jóvenes entonces miremos la educación Técnica y Tecnológica desde la Educación Básica, favorecer la educación para aprender a aprender y no solo el desarrollo de la inteligencia, sino también el de los valores éticos y morales, que le procure al estudiante lograr desarrollar su sentido crítico, su capacidad innovadora y de resolución de problemas, y finalmente su capacidad para la TOMA DE DESICIONES.

Podría ser uno de los primeros ministros censurados por el Congreso.

Llegado a este punto es donde nuestros líderes deben y tienen que tomar serias decisiones sobre el gasto público en educación como uno de los principales mecanismos para evitar situaciones de miseria, pobreza y extrema pobreza. Gran dilema “Los gastos en educación: ¿consumo o inversión?”.

Para los que queremos y deseamos un mejor país el reconocimiento de la necesidad de realizar gastos en educación está fuera de discusión. Todos los ciudadanos padres de familia, maestros, estudiantes, poderes públicos, empresarios, la colectividad en su conjunto, debemos exigir una educación que prepare para la vida activa, que atienda a cada uno en el desarrollo de sus competencias, capacidades, destrezas, habilidades, aptitudes, emociones, con el fin de que seamos dueños de nuestros propios juicios y responsables de nuestras expresiones y acciones; priorizarse la formación de la personalidad y ciudadanía de cada persona.

Hoy discutimos en el país si se aumenta la inversión en educación al 6% del PBI, cuando no somos capaces de ejecutar lo que ya se tiene asignado. Nos hemos preguntado por qué sucede ello, la experiencia de haber desempeñado cargos en el aparato estatal, me ha mostrado que no se trata si hay más o menos dinero, se trata de tener seres humanos comprometidos con el desarrollo de su país, responsables en las tareas que se les asignan, honestos y leales, capaces de aportar soluciones creativas e ingeniosas sin romper ninguna norma, de no tener temor de tomar decisiones sobre la ejecución presupuestaria, que busquen cumplir con las metas en los tiempos y plazos establecidos, y con resultados de calidad. Necesitamos hombres y mujeres que quieran a su país, que demuestren ser eficientes, eficaces y efectivos, capaces de renunciar a su interés personal por el interés colectivo, verdaderos peruanos.

Hasta hoy lo que venimos apreciando es como el presupuesto asignado al sector educación ha impactado principalmente en tres factores: Los salarios de los maestros, los recursos asignados a cada nivel educativo y la mayor eficiencia en la utilización de los recursos.

Para terminar hoy se propone impulsar el crédito educativo para evitar la deserción escolar y universitaria, nadie duda una necesidad imperiosa en las actuales circunstancias. No perdamos de vista en países vecinos con algunas políticas de crédito con aval del estado, que comienza como una fórmula para dar acceso y masificar la educación, que entregaba la posibilidad de tener un futuro abierto y lleno de oportunidades y que termina endeudando a las familias primero y luego  a los jóvenes a enfrentar deudas impagables porque el mercado no es capaz de dar trabajo a todos los que egresan de sus estudios superiores. Se terminó por beneficiar a algunos sectores económicos, la mayoría de ellos pertenecían a grandes grupos económicos de la educación privada, y además investigados por lucrar con las utilidades, que según la ley exigía  debían ser reinvertidas en las universidades.

Debemos aprender de las experiencias de otros

Un reto y desafío importante es que hagamos una Educación Pública sólida, eficiente y de calidad para todos.

Facebook Commentarios
Advertisement

Opinión

Fanpage PYSN

Advertisement

Noticias Curiosas (•ө•)

Actualidad

Tendencias