Samsung lanzó en 2013 el Galaxy S4, un modelo de vanguardia con bastantes innovaciones para la época. Algo que era desconocido, la compañía surcoreana manipuló su verdadera actuación en las pruebas de benchmark, así que ahora tendrá que pagar $10 a quien haya comprado este smartphone.

Galaxy S4

Este acuerdo se alcanzó en los tribunales estadounidenses después de que se acusara a la empresa de haber hecho trampas en las pruebas que evalúan el rendimiento del equipo.

Samsung Galaxy S4 fue lanzado hace seis años y era uno de los mejores smartphones de la actualidad. Fue un éxito de ventas lo que llevó a la fabricante surcoreana a ocupar el lugar destacado que tiene hoy en el mercado mobile.

Sin embargo, desde 2014 se ha iniciado un procedimiento relativo a un fraude en este modelo. Samsung fue acusada de poner un código específico en el firmware que mejoraría el rendimiento de este modelo cuando realizara una prueba de benchmark. Por lo tanto, los resultados eran superiores a los que se demostraban realmente en un uso normal.

Según el informe de la Fiscalía, Galaxy S4 tenía un procesador de Snapdragon de 600 a 480 MHz que subía a 532 MHz Cuando estaba ejecutando un software muy específico. La lista de software incluye el Geekbench, Quadrant, AnTuTu, Linpack, SunSpider, Rightware y GFXBench, que son programas de prueba de benchmark.

El proceso ha durado desde entonces y ahora se ha alcanzado un acuerdo. Samsung tendrá que pagar $13,4 millones con un fondo de liquidación y pagar $ 10,6 millones en medidas cautelares. Por lo tanto, los usuarios estadounidenses que compraron un Samsung Galaxy S4 serán contactados por el fabricante para recibir el reembolso del acuerdo alcanzado.

Seguro te interesa  ¡Galaxy S11 copiará el iPhone!

Samsung nunca negó esta práctica. Por otra parte, la empresa afirma que no tenía la obligación legal de informar de que había introducido este tipo de código en el firmware de sus equipos.

Facebook Commentarios