Connect with us
Biden Biden

Internacional

Rusia, China, Brasil y Turquía se niegan a saludar a Joe Biden como presidente electo de EE.UU.

Published

on

Este fin de semana, Los Gobiernos de todo el mundo, han decidido saludar a Joe Biden por su elección a la presidencia de los Estados Unidos de América. Sin embargo, hubo algunas excepciones notables que insisten en resistir la marea.

La mayoría dice que prefiere esperar para ver el resultado de las numerosas demandas presentadas por Donald Trump, por presuntos fraudes en los votos por correspondencia. Otros ni siquiera reaccionaron.

Biden

Entre estos últimos se encuentra Brasil. Hasta el lunes por la tarde, el Presidente Jair Bolsonaro, un confeso partidario de Donald Trump, guardó silencio sobre la elección del demócrata a la Casa Blanca.

El vicepresidente brasileño, Hamilton Mourão, explicó a los periodistas su interpretación de la estrategia decidida por la meseta.

“Yo creo que el Presidente está esperando terminar ese embrollo ahí de discusión si tiene voto falso, si no tiene voto falso, para dar su posicionamiento (…) Es obvio que el Presidente en el momento adecuado va a transmitir los saludos de Brasil a quien sea elegido”, afirmó. “Esperemos. Es una pregunta prudente. Creo que esta semana lo que está pendiente será definido y luego nos prepararemos para una nueva relación con quien tenga que establecerse”, agregó Mourao.

Joe Biden siempre ha sido extremadamente crítico de Bolsonaro, especialmente en cuanto a los incendios en la Amazonia, cuya responsabilidad los ambientalistas no dudan en atribuir a la estrategia ambiental del Presidente brasileño. Biden afirmó que iba a hablar con otros países para ofrecer al Gobierno de Bolsonaro la suma de 20 mil millones de dólares [16,8 mil millones de euros] para poner fin a la destrucción de la mayor selva tropical del mundo. El Presidente brasileño reaccionó inmediatamente y advirtió que “no aceptaba sobornos”.

También Andrés Manuel López Obrador, el presidente de México, que se libró de razones con Donald Trump debido a la construcción de un muro anti-inmigración entre los dos países, guardará para otra ocasión sus saludos.

En su caso, será la propia Constitución mexicana la que le impide pronunciarse, como explicó el sábado pasado. “¿ Cómo puede un Presidente de México hacer de juez y decir este candidato ganó?”, preguntó en conferencia de prensa. Este lunes, el líder mexicano reiteró que no reconocerá a un ganador de la elección mientras las disputas legales no se resuelvan. Obrador subrayó que no tiene ningún “problema” con Biden.
Rusia, China, una misma estrategia

Una explicación similar es invocada por Moscú por el silencio de Vladimir Putin. El presidente ruso espera el anuncio del resultado oficial de las elecciones presidenciales estadounidenses para felicitar al ganador, después de que el Presidente Donald Trump disputara la victoria anunciada de Joe Biden ante la justicia, informó el Kremlin.

Putin, acusado por el Partido Demócrata estadounidense de haber ayudado a la elección de Donald Trump en 2016, lo felicitó ese año poco después de que las proyecciones de los medios estadounidenses le dieran la victoria. El portavoz de la presidencia rusa, Dmitri Peskov, ahora ha argumentado que en ese momento”no había impugnación jurídica de los resultados”.

“Consideramos que es correcto esperar los resultados oficiales de las elecciones. Quiero recordar que el Presidente Putin ha dicho muchas veces que respetará la elección del pueblo estadounidense, sea lo que sea”, dijo Peskov a los periodistas.

Ya China, a pesar de cuatro años de tensiones y disputas con Donald Trump, prefirió igualmente la voz de la prudencia. Beijing dijo que tomó nota de la declaración de Victoria de Joe Biden en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, pero decidió esperar.

El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de China, Wang Wenbin, afirmó este lunes, “noté que el Sr. Biden declaró la victoria en esta elección”. Y agregó,”por lo que sabemos, el resultado de las elecciones se determinará a la luz de las leyes y procedimientos legales de los Estados Unidos”. Beijing y el Presidente Xi Jinping “seguirán las normas internacionales para expresar sus sentimientos”, una estrategia supuestamente reveladora del respeto chino hacia los Estados Unidos de América en su conjunto.

Joe Biden se refirió en el pasado al Presidente chino como “un bandido” y prometió liderar una campaña para “presionar, aislar y castigar a China”, probablemente para capitalizar en parte la exitosa estrategia de Trump desde el punto de vista de la economía estadounidense. Sin embargo, la estrategia que va a seguir debe ser más restringida y multilateral, creen los analistas.
El silencio vale mil palabras

Hay aún más silencios reveladores, como los de Turquía, Reccep Tayyip Erdogan, o Corea Del Norte, Kim Jong Un.

Este último se reunió con Donald Trump tres veces y, aunque no se logró nada tangible en estos encuentros sobre el abandono del programa nuclear de Corea del Norte, y el acercamiento sirvió más a los intereses de Kim que a Trump, los encuentros marcaron la política estadounidense.

Joe Biden se ha demarcado de la estrategia de Trump, asegurando que “los días de acurrucarse con dictadores han llegado a su fin”, en una clara referencia al Presidente norcoreano, que también considera un”bandido”. A pesar de sus fuertes críticas durante la campaña, Biden admitió en algunos mítines estar dispuesto a reunirse también con Kim Jong Un si PyongYang estuviera dispuesta a hacer de Corea una península “libre de armas nucleares”.

Dado que la inversión en la amenaza atómica es una de las prioridades de Kim, el absoluto silencio de los periódicos en PyongYang en cuanto a las elecciones estadounidenses parece una respuesta suficiente. El desprecio por parte del Norcoreano, que en el pasado llamó a Biden “un individuo de bajo coeficiente intelectual”, que “está dominado por la ambición de poder”, tampoco augura Relaciones fáciles.

Además de que la influencia de Trump no será tan fácil de Borrar, como dijo Michael McFaul, un ex embajador en Rusia bajo Barack Obama.

“Uno no puede simplemente hacer un reinicio a lo que era hace cuatro años. Particularmente en cuanto a Europa y Asia, y a la inteligencia que se aplicará al rehacer alianzas para lidiar con amenazas de China y Rusia, serán uno de los mayores desafíos de Biden”, subrayó.

Turquía se ha limitado a decir que trabajará con la próxima administración estadounidense, sin mencionar quién la dirigirá. El ejecutivo turco ni siquiera se dignó comentar ningún escenario y fue el portavoz del partido del presidente Erdogan, el AKP, quien aclaró el asunto. El país saludará al ganador después de los resultados finales, dijo este lunes.

Ankara ha estado en desacuerdo con Washington sobre cuestiones clave, desde conflictos políticos en Siria hasta la compra de sistemas de defensa antimisiles rusos.
Reticencias en Oriente Medio

Otra señal de que la vida de Joe Biden no será fácil en un mundo post-Trump, está en la demora de un día de Arabia Saudita, y de 15 horas de la Autoridad Palestina, en saludar su elección como el próximo Presidente.

Los palestinos ven en el demócrata su última esperanza de recuperar influencia y apoyo a sus planes de formar un Estado junto a Israel, compartiendo Jerusalén como capital. La reciente distensión en las relaciones entre Israel y algunos países árabes, bajo la influencia de Trump, nos hace dudar en la estrategia a seguir, sobre todo porque Biden ya ha asegurado que continuará con los esfuerzos del predecesor.

Ya Riad, que colaboró entre bastidores con la administración Trump en esa misma distensión, y cuyo Príncipe heredero es considerado cercano al Todavía Presidente de Estados Unidos, habrá preferido la prudencia antes de aceptar un compromiso formal con un nuevo inquilino en la Casa Blanca.

Trump ha hecho de Irán uno de los objetivos favoritos y ha denunciado sucesivamente en los últimos cuatro años la duplicidad del Gobierno de Teherán, habiendo denunciado el Acuerdo para el Programa Nuclear iraní firmado por Obama y vuelto a imponer una lista interminable de sanciones a individuos y empresas iraníes.

El Presidente Hassan Rouhani, citado el domingo por los medios estatales, aconsejó al demócrata “reparar el daño” causado por las políticas de Donald Trump en Irán y consideró la victoria del Demócrata como “una oportunidad” para que el próximo gobierno en los Estados Unidos “regrese al camino de adhesión a los compromisos internacionales con respecto a las reglas globales”.

El Líder supremo iraní Ali Khamenei prefirió llamar la atención sobre el “espectáculo” dado por el recuento de votos la semana pasada. “Este es un ejemplo de la cara fea de la democracia liberal en los EE.UU.”, dijo en la red social Twitter. “Cualquiera que sea el resultado, una cosa es absolutamente clara: el declive político, civil y moral definitivo del régimen estadounidense”, agregó.

Facebook Commentarios
Advertisement

Opinión

Fanpage PYSN

Advertisement

Noticias Curiosas (•ө•)

Actualidad

Tendencias