Tal como el Boca Juniors argentino, River Plate no está de acuerdo con la decisión del Tribunal de Disciplina de la CONMEBOL.

Si el club Xeneize asegura que va a “agotar todas las vías jurisdiccionales” para ver el adversario descalificado y ganar sin jugar la segunda mano, River también anunció que va a apelar la sanción económica, la sanción de jugar dos partidos internacionales en 2019, a puerta cerrada, y el cambio de ubicación de la final.

“El Club Atlético River Plate informa que hará las propuestas legales y los recursos pertinentes en relación a la resolución de la Confederación sudamericana de Fútbol (Conmebol) y del Tribunal Disciplinario, en relación al cambio de local para disputar la final de la Copa Libertadores 2018, de la sanción económica y la prohibición de disputar dos juegos públicos, oficiales organizados por la CONMEBOL“, se puede leer en el comunicado.

Originalmente programado para el 24 de noviembre en el estadio Monumental de River Plate, el encuentro entre los rivales de la capital de argentina, Boca Juniors y River Plate terminó por ser pospuesto a causa del ataque al autobús que transportaba a los jugadores del equipo visitante, pocas horas antes del inicio de la partida.

En el encuentro de ida, disputado el 10 de noviembre, en el estadio de La Bombonera, casa del Boca Juniors, se registró un empate (2-2).

Tenga en cuenta que el Santiago Bernabéu, en Madrid, España, fue oficializado como el estadio para el River-Boca, el 9 de diciembre, domingo, a las 19h30 (hora española).

Facebook Commentarios