Hábito puede causar desde conjuntivitis hasta una enfermedad grave que compromete la visión.

Llevar las manos a los ojos para picar muchas veces es algo instintivo que muchos hacen sin pensar. Sea por alguna molestia o irritación. El problema es que este hábito simple implica riesgos, principalmente cuando se frota con fuerza en la región.

De acuerdo con el oftalmólogo Renato Neves, los daños van de moderado a grave. Uno de los problemas que afectan no solo a los ojos, pero su apariencia es la de romper los pequeños vasos sanguíneos que rodean todo el globo del ojo, formando bolsas de sangre que pueden oscurecer la piel en toda la región.

Los síntomas que indican que usted necesita para buscar un oftalmólogo

Un problema más grave, es que la mano – por lo general en contacto con gérmenes y bacterias, puede facilitar la transmisión de conjuntivitis, por ejemplo. Pero lo más grave aún es que el que picaba mucho los ojos tiene posibilidades muy aumentadas de desarrollar el queratocono, una enfermedad ocular no inflamatoria que afecta a la forma y el espesor de la córnea, provocando distorsiones en la visión.

“Los estudios demuestran que las personas que friegan a menudo los ojos, empleando algo de fuerza en estos movimientos, son más susceptibles a los cambios en la córnea – que va afinando y cada vez más cónica. O sea, además de aumentar el astigmatismo (imperfección en el formato de la curvatura de la córnea), impidiendo la luz de entrar homogéneamente y que resulta en distorsión y manchas en la imagen final, esa picazón puede causar queratocono – con pérdida marcada de la agudeza visual”, dice Navarro.

El queratocono suele aparecer coló como una miopía y astigmatismo, pero – en algunos casos – puede evolucionar rápidamente. De acuerdo con el oftalmólogo, la forma más grave de la patología puede incluso causar la pérdida de la visión, que se resuelve solamente con trasplante de córnea, que tiene cobertura por SUS.

La enfermedad puede ser clasificada en cinco pasos:

1) inicial;

2) moderada y estable;

3) moderada en evolución;

4) avanzada;

5) avanzada con opacidades (más grave)

El médico advierte que cuanto antes se realiza el diagnóstico, mayores son las posibilidades de detener la progresión de la enfermedad y del tratamiento de ser exitoso.

Facebook Commentarios