Connect with us
¿Qué sabemos hasta ahora sobre la misteriosa enfermedad cerebral? ¿Qué sabemos hasta ahora sobre la misteriosa enfermedad cerebral?

Ciencia

¿Qué sabemos hasta ahora sobre la misteriosa enfermedad cerebral?

Published

on

¿Qué sabemos hasta ahora sobre la misteriosa enfermedad cerebral?

En los últimos meses, se han identificado 48 casos de un síndrome neurológico de origen desconocido en New Brunswick, Canadá. Los pacientes presentaban diversos síntomas, como delirios, alucinaciones, pérdida de peso, agresividad, dificultad para hablar y caminar, así como síntomas de degeneración neurológica rápidamente progresiva, similar a la enfermedad llamada enfermedad de Creutzfeldt-Jakob (ECJ). Esta es una de las manifestaciones de un conjunto de enfermedades invariablemente mortales conocidas como encefalopatías espongiformes transmisibles.

Se sabe que los hombres y otros mamíferos, como ovejas, ciervos y ganado, pueden desarrollar estas enfermedades. En la mayoría casi absoluta de los casos de la enfermedad, el cerebro adquiere la forma de una esponja, de la que proviene el nombre de encefalopatía espongiforme. En las décadas de 1980 y 1990, una forma de estas enfermedades, llamada la nueva variante de la ECJ, se transmitía a los seres humanos que consumían carne o derivados contaminados por una enfermedad equivalente al ganado. Lo que, en términos populares, llevó a que la enfermedad se denominara genéricamente “enfermedad de las vacas locas”.

Las encefalopatías espongiformes transmisibles son causadas por una proteína infecciosa llamada prión, que es muy resistente al proceso de esterilización utilizado para otros agentes infecciosos, lo que siempre conduce a serias preocupaciones. Sin embargo, el control sanitario y la legislación internacional redujeron el riesgo de transmisión de estas enfermedades al hombre.

Afortunadamente, la investigación de estos casos recientes en Canadá ha sido negativa para las pruebas de diagnóstico de la enfermedad priónica. Las hipótesis para la aparición de estos casos apuntan a la posibilidad de exposición crónica a toxinas encontradas en hongos o en una cianobacteria.

La última vez que se discutió la exposición a estas toxinas en la literatura médica se remonta a la década de 1950, con la aparición de una enfermedad neurodegenerativa en los nativos de la isla de Guam en el Pacífico. Aunque la investigación de los casos recientemente descritos en Canadá ha descartado, en un primer momento, el diagnóstico de ecj, estos casos han vuelto a poner de relieve las enfermedades causadas por priones.

El término “prión” fue creado por el médico e investigador estadounidense Stanley Prusiner en 1982 para designar una proteína infecciosa capaz de propagar y transmitir enfermedades. Su composición exclusivamente de proteínas ha sido probada en laboratorios y, de hecho, no depende de material genético (ARN o ADN), que se enfrentaba a la definición científica de un agente infeccioso. Este hallazgo fue una ruptura importante del dogma en la biología moderna, que le dio a Prusiner el Premio Nobel de Medicina en 1997.

La capacidad de los priones para auto-propagarse se debe a su capacidad de ser transformados en su plegamiento tridimensional. En su forma natural, que no causa enfermedad, la proteína priónica tiene un plegamiento muy flexible, como una pequeña espiral, pero, cuando cambia su plegamiento, se vuelve más rígida, como una grapa, y no puede volver a la forma original

Una vez adquirida la forma rígida, la proteína infecciosa comienza a convertir las proteínas de la forma flexible natural a la rígida a una velocidad exponencial, generando una maraña de proteínas que se acumulan, dañan la célula y pueden propagarse, propagando la infección.

El fenómeno de la alteración del plegamiento de proteínas se ha explorado en otras enfermedades neurodegenerativas más comunes, como el Alzheimer, la enfermedad de Parkinson y la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA).

Este concepto puede traer avances en el conocimiento de los mecanismos comunes entre estas enfermedades, además de otras, como el cáncer, que pueden estar asociadas con un plegamiento deficiente de proteínas. Esperamos que estos resultados puedan señalar a las posibilidades terapéuticas todavía exploradas.

 

 

 

Facebook Commentarios
Advertisement

Opinión

Fanpage PYSN

Advertisement

Noticias Curiosas (•ө•)

Actualidad

Tendencias