Lejos de la popularidad de las vitaminas C, D o, incluso, B y e, la llamada vitamina P, en realidad, no es una vitamina, sino el conjunto de bioflavonoides, con propiedades antioxidantes y anti-inflamatorias.

vitamina P

La Vitamina P es el nombre dado al conjunto de bioflavonoides, componentes que se encuentran en muchos vegetales y cítricos, así como en la miel y en alimentos como el té, y que son responsables de la pigmentación de plantas y frutos.

Sus propiedades antioxidantes y anti-inflamatorias son mencionadas en varios estudios, así como su acción positiva en la circulación de la sangre y en la prevención de coágulos de sangre, ya que ayuda a fortalecer y aumentar la flexibilidad de los vasos sanguíneos.

Se han identificado, hasta ahora, más de 4 mil tipos de bioflavonoides y se sabe que son ellos los que proporcionan muchas frutas y verduras, sus sabores y olores. Para nuestra salud, desempeñan un papel de protección del organismo contra las enfermedades crónicas e inflamatorias. Y hay varias formas de obtener los beneficios de estos componentes de forma natural, principalmente a través de la alimentación.

Cítricos, té y cacao

Una investigación publicada en la revista científica Journal Of Nutrition dio cuenta de que las personas que siguen una dieta rica en frutas como la naranja, el limón y la mandarina, por ejemplo, o zumos naturales, tienen un riesgo 31% menor de sufrir un derrame cerebral en relación a las que no ingieren estas frutas. Los cítricos son la principal fuente de flavanonas, un tipo de bioflavonoides asociado a una mejor circulación sanguínea y a mejores niveles de colesterol.

Esto es porque se cree que estos bioflavonoides produzcan un efecto protector sobre los vasos sanguíneos, mejorando su elasticidad: una de las teorías es que las flavanonas aumentan los niveles de óxido nítrico, una sustancia química que relaja y dilata las arterias.

Seguro te interesa  La lactancia materna previene la diabetes

Otro estudio de investigadores de Taiwán concluyó que las personas que beben alrededor de 450 ml de té negro o verde por día durante, al menos, un año, se quedan con menos rigidez arterial, respecto de las que beben menos de té. La menor flexibilidad de las arterias puede hacer que el aumento de la presión arterial daña las arterias, lo que aumenta mucho la probabilidad de tener un ataque al corazón o un DERRAME cerebral.

El té contiene catequina, un derivado de los flavonoides que ayuda a detener el crecimiento de células cancerosas, se evita el aumento del colesterol y fortalece el sistema inmunológico.

También los flavonoides presentes en el cacao pueden tener beneficios para la salud. Un estudio de investigadores italianos, que analizó los efectos de los flavonoides del cacao en casi 100 personas sanas dio cuenta de que su ingesta en dosis considerables hizo que los resultados de las pruebas de atención y memoria fueran más altos.

Los participantes consumieron 200 mg de un suplemento por día, pero el equipo dice que se puede lograr la misma cantidad de flavonoides en una taza de chocolate caliente hecho con cacao en polvo.

Los Alimentos de color rojo, azul y púrpura

Vitamina P en las frutas

Seguro que también te interesa

Los flavonoides conocidos como antocianinas son los responsables de los colores rojos y azules de alimentos como las frambuesas, los arándanos y las fresas, así como las ciruelas y las berenjenas, pero hay más. Varios estudios han asociado estos alimentos a una acción anti-inflamatoria y antioxidante, así como la ayuda en la disminución de la tensión alta.

Seguro te interesa  Coliflor: Nutriente esencial para el hígado y el cerebro

Nuevas evidencias sugieren, también, que las antocianinas pueden tener efectos antidiabéticos, ya que ayudan en el control de la liberación de glucosa en el torrente sanguíneo.

Cebolla, brócoli y jengibre

Cebolla brocoli Jengimbre

También los alimentos con quercetina son beneficiosos para la salud. Este flavonoide, que se encuentra en las cebollas, los brócolis y el jengibre, por ejemplo, tiene propiedades antiinflamatorias, antivirales, pero también anti-histamínicas, la protección contra las alergias: un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Osaka, en Japón, se dio cuenta de que los suplementos de quercetina se han mostrado eficaces en aliviar los ojos irritados asociados a la alergia al polen, pero cuando la dosis era equivalente a consumir más de dos cebollas grandes por día.

En vez de eso, ingerir cebollas y, al mismo tiempo, comer otras frutas y verduras que hayan quercetina (manzana, repollo, espárragos, judías verdes, por ejemplo) puede alcanzar la dosis deseada, que es de cerca de 150 mg por día.

Facebook Commentarios

4 Comentarios

Comments are closed.