En el trading, el objetivo es obtener un beneficio a través de la compra y venta frecuente de acciones, materias primas o divisas, vendiendo a un precio más alto que aquel por el cual se compró. Es, por tanto, una inversión a corto plazo.

Ya una inversión tradicional tiene una lógica de ganancias a largo plazo, siendo la principal fuente de ingresos, los dividendos o intereses. En este tipo de inversiones, las decisiones de compra o venta se relacionan más con las previsiones de ganancias futuras basadas en la capacidad de gestión, en el caso de acciones de empresas, o en factores políticos, en el caso de la moneda o de materias primas.

Trading en apuestas deportivas

La forma más común de trading es la de las apuestas deportivas, pudiendo comprar y vender apuestas en el transcurso del juego y obtener beneficios con la variación del precio de las apuestas. Al hacer esto, se elimina la probabilidad de perder dinero, y hace depender su beneficio sólo de la variación de la apuesta.

Por ejemplo: si apostó por el empate de un partido y, durante la primera parte, uno de los equipos marca un gol, entonces el precio de la apuesta va a subir y ahí es donde puede venderla. Así, va a ganar dinero, no por el resultado final del partido, pero por la variación del precio de las apuestas en cada uno de los resultados.

Facebook Commentarios
Seguro te interesa  "Una pérdida de tiempo y energía". Juncker critica el punto muerto de Brexit