Síndrome de West es una enfermedad rara caracterizada por crisis epilépticas frecuentes, siendo más común entre los niños y que comienza a manifestarse durante el primer año de vida del bebé. Por lo general, las primeras crisis se producen entre los 3 y 5 meses de vida, aunque el diagnóstico pueda hacerse de antes a de los 12 meses.

Hay 3 tipos de esta síndrome, síntomas de duplicaciónática, idiopática y la criptogénica, siendo que en síntomas de duplicaciónática el que presenta una causa como el dé de haber estado mucho tiempo sin respirar al nacer; criptogénico es cuando este causado por alguna otra enfermedad o anormalidad cerebral, y el idiopático en cambio se puede descubrir la causa y el dé puede presentar un desarrollo motor, como sentarse y gatear, normal.

Principales características

Las características sobresalientes de esta síndrome son el retraso en el desarrollo psicomotor, crisis epilépticas diarias (a veces más de 100), además de exámenes como el electroencefalograma que confirman la sospecha. Cerca de 90% de niños con esta síndrome generalmente tienen retraso mental, autismo y las modificaciones bucales son muy frecuentes. El Bruxismo, respiración bucal, mas oclusión dentaria y gingivitis sólo son las modificaciones más comunes en estos días.

Lo más frecuente es que el portador de ese síndrome también sea afectado por otros trastornos cerebrales, que pueden dificultar el tratamiento, teniendo un peor desarrollo, siendo de difícil control. Sin embargo, hay quienes si se recuperan por completo.

Causas de la Síndrome de West

No se conoce a ciencia cierta las causas de esta enfermedad, que puede ser originada por varios factores, pero el más común es de problemas en el nacimiento, como la falta de oxigenación cerebral en el momento del parto o inmediatamente después de nacer, y la hipoglucemia.

Algunas situaciones que parecen favorecer este síndrome sólo malo malformación cerebral, prematuridad, sepsis, Síndrome de Angelman, AVC, o infección como rubéola o citomegalovírus durante el embarazo, además del uso de drogas o el consumo excesivo de álcohol en la gestación, otra causa es la mutación en el gen de la Aristaless-related homeóticos (ARX) en el cromosoma X.

Tratamiento para Síndrome de West

El tratamiento para Síndrome de West debe iniciarse cuanto antes, porque durante las crisis epilépticas el cerebro puede sufrir daños irreversibles, comprometiendo gravemente la salud y su desarrollo.

El uso de medicamentos como el hormónio adrenocorticotrófico (ACTH) es una alternativa de tratamiento, además de fisioterapia e hidroterapia. Medicamentos como ácido valproico de sódio, vigabatrina, piridoxina y benzodiazepínicos pueden ser recetados por el médico.

¿El Síndrome de West tiene cura?

En los casos más simples, cuando síndrome de West no está relacionado con otras enfermedades, cuando ella no genera síntomas, o sea, cuando no se sabe la causa, siendo considerado Síndrome de West idiopático y cuando el niño recibe el tratamiento inicialmente, justo cuando surgen las primeras crisis, la enfermedad puede ser controlada, habiendo oportunidad de curación, no siendo necesario de hacer fisioterapia, y en el día a día puede tener un desarrollo normal.

Sin embargo, cuando con el presenta otras enfermedades asociadas y cuando su estado de salud es grave, la enfermedad no puede ser curada, aunque los tratamientos pueden traer más comodidad. La mejor persona para indicar cual es el estado de salud es el neuropediatra habitual que después de evaluar todos los exámenes, podrá indicar los los medicamentos más adecuados y la necesidad de estimulación psicomotriz y sesión de fisioterapia.

 

Facebook Commentarios