Aunque se observan cambios en pequeños vasos cerebrales en la enfermedad de alzheimer, la microcirculación cerebral es muy difícil de acceder directamente en vivo. Dado que la retina y el cerebro tienen un origen embrionario similar, los vasos retinianos podrían ofrecer una “ventana”para estudiar la correlación y las consecuencias de la enfermedad de los vasos cerebrales pequeños.

Alzheimer

Un estudio se publicó en línea en la Ophthalmology Retina el 11 de marzo de 2019 con el objetivo de evaluar y comparar la microvasculatura retiniana en el plexo capilar superficial de la enfermedad de Alzheimer, la deficiencia cognitiva leve y los controles sin cambios cognitivos utilizando la angiografía OCT. Se evaluaron 70 ojos de 39 pacientes con enfermedad de alzheimer, 72 ojos de 37 pacientes con deficiencia cognitiva leve y 254 ojos de 133 controles.

Se ha observado una disminución significativa de la densidad vascular y perfusional del plexo capilar superficial en comparación con el grupo de pacientes con deficiencia cognitiva leve y con el grupo de control. No hubo diferencia significativa entre el grupo con deficiencia cognitiva leve y los controles. El área vascular de la fovea y el grosor central no difieren significativamente entre los grupos.

El grupo con Alzheimer experimentó una disminución significativa de la capa plexiforme interna-células ganglionares, un grosor menor de los sectores inferior e inferonasal en comparación con el grupo con deficiencia cognitiva leve y una disminución significativa del grosor de todos los sectores en comparación con el grupo control. Los participantes con deficiencia leve tenían un grosor menor de la capa de fibras nerviosas retinianas en comparación con el control.

El artículo llegó a la conclusión de que los cambios en la microvasculatura retiniana de la enfermedad de Alzheimer pueden reflejar cambios microvasculares. Sin embargo, todavía no se han establecido criterios que puedan utilizarse con buena confianza en el diagnóstico de la enfermedad mediante el análisis de la microvasculatura retiniana. Ese sería el siguiente paso para establecer un diagnóstico precoz no invasivo.

Facebook Commentarios