Cuando Chile fue invadido por manifestaciones en octubre, El presidente Sebastián Piñera vio desaparecer su agenda política.

Apenas 18 meses después de asumir el poder con promesas de expandir el sistema de previsión privada, recortar impuestos a los ricos y combatir el crimen, los planes de Sebastian Piñera fueron barridos por la mayor ola de protestas desde el regreso de la democracia en 1990.

Chile

Todas sus principales políticas ahora están siendo abandonadas, revertidas o revisadas. Con un nuevo ministro de Finanzas, los esfuerzos del gobierno se centran en aplacar a los manifestantes con el aumento del gasto, invirtiendo promesas electorales de reducir el déficit presupuestario.

La mayor concesión de Piñera, un plan para reformar la Constitución, fue negociada por congresistas de casi todos los principales partidos.

El presidente, que se resistió a las peticiones de renuncia, sólo aprobó el proyecto dos días después.

“Su manifiesto y sus políticas se han ido, se han acabado”, dijo el chileno Javier Sajuria, profesor asistente en la Universidad Queen Mary en Londres. “Puede convertirse en un simple administrador de una agenda política definida por los partidos en el Congreso.”

Con dos años y medio de mandato, el índice de aprobación de Piñera cayó al 12%, según la encuesta más reciente de Cadem.

Algunos diputados de la oposición incluso han iniciado un proceso de impugnación, aunque es poco probable que se lleve a cabo.

Es duro para un multimillonario acostumbrado al éxito. Piñera fue elegido a finales de 2017 para un segundo mandato, no consecutivo, porque era considerado eficiente, alguien que podría traducir sus habilidades empresariales en un crecimiento económico más rápido para el país.

Seguro te interesa  Maduro expulsada embajadora de la Unión Europea en Venezuela

Comenzó bien

En primer año, Todo parecía ir bien. El crecimiento fue del 5,3% en el segundo trimestre de 2018 – sus tres primeros meses en el cargo-y la inversión se disparó. Pero en 2019, las cosas empezaron a ir mal.

La economía perdió fuerza, se expandió sólo un 1,5% en el primer trimestre, y las reformas tributarias y de previsión de Piñera acabaron paralizadas en el Congreso.

Peor aún, un proyecto de ley para flexibilizar el mercado laboral había sido bloqueado por la oposición, que quería reducir la semana laboral a 40 horas.

Fue entonces cuando, aparentemente de la nada, estallaron las protestas y el paquete de reformas de Piñera desapareció de la noche a la mañana.

Los manifestantes quieren mejores pensiones, educación y atención médica, además de una nueva Constitución. Pero no quieren el tipo de pequeños aumentos de gastos que Piñera había propuesto: quieren un estado de bienestar adecuado.

Después de 30 años de escuchar que viven en la economía milagrosa de América Latina, la población quiere ver los beneficios.

El presidente intenta ahora hacer frente a las presiones de la extrema derecha para reprimir las protestas, y de la extrema izquierda, que exige su renuncia.

“Este ya no es el Gobierno de Piñera, porque su agenda ha terminado”, dijo Robert Funk, profesor de Ciencias políticas en la Universidad de Chile. “El Gobierno está reaccionando ahora, cambiando constantemente, dependiendo de las demandas en las calles.”

Facebook Commentarios