No es nada habitual que un jugador sea expulsado en pleno Mundial. Pero este es el caso de Nicola Kaliníc, jugador croata. Pese a la dificultad para los europeos al inicio, el resultado era de 2-0.

Zlatko Dalic miró a los suplentes que tenía disponibles en la banca, y llamó a Kaliníc, para que este entrase al terreno de juego, probablemente por Mandzukic. Sin embargo, el delantero nunca llegó a entrar a la cancha. El jugador alegó tener problemas en la espalda.

La excusa no convenció del todo al seleccionador, por lo que ha optado por expulsarlo de la concentración de Croacia. Zlatko ha convocado una rueda de prensa para explicar los motivos de su repentina decisión. Aunque ya se intuía lo que lo podía esperar al jugador del Milan por las declaraciones postpartido. Dalic afirmó que el partido terminaba sin lesionados, pero “con un problema”. Ya conocemos el problema: el mismo futbolista de la serie A.

Facebook Commentarios