WWF pide que los portugueses se unan a los españoles en la prevención de los fuegos.

La organización internacional de conservación de la naturaleza WWF pidió este jueves una actuación concertada entre Portugal y España en la aplicación de una estrategia para hacer frente a los grandes incendios forestales, considerando el noroeste ibérico “un barril de pólvora”. En un informe con el título “El barril de pólvora del noroeste”, presentado este jueves en simultáneo en Lisboa y en Madrid, la WWF desafía a los gobiernos ibéricos a aplicar una “estrategia capaz de hacer que el territorio menos inflamable, acabar con la impunidad de quien causa de incendios y lucha contra el cambio climático”.

La respuesta para el nuevo escenario resultante del abandono de las tierras del interior y el cambio climático “no es hacer más inversión en dispositivos de extinción”.

“Esta receta se ha convertido en obsoleta y dejó de funcionar”, sostienen los ecologistas. El problema de los grandes incendios, añaden, debe ser tratado de manera coordinada, con la revitalización del territorio a través de las políticas de desarrollo de las áreas rurales que fijen la población, la creación de empleo, y con el objetivo de obtener los bosques y los paisajes más resistentes a los cambios climáticos y al fuego. “Si no se toman medidas urgentes, el cambio climático y las consecuencias del abandono rural condenan a un futuro cada vez más negro: la ocurrencia de grandes incendios en simultáneo, imposibles de combatir y que generan auténticas crisis nacionales”, alerta la WWF.

La organización adopta un conjunto de medidas, a partir de la constatación de que los dos países se enfrentan a la misma urgencia con respecto a los grandes incendios forestales que, muchas veces, se producen fuera de las épocas normales y presentan un comportamiento volátil. El plan de acción propuesto por la WWF, coordinado entre Portugal y España, y ha ampliado a las entidades regionales, comienza con la ordenación del territorio y cambio climático.

Portugal es el país europeo más afectado, pero no tiene una estructura profesional

“Portugal es el país europeo más afectado por los incendios. En los últimos 30 años, es el país con mayor tasa de casos por área y donde los incendios fueron de mayor dimensión”, señaló hoy la asociación presente en varios países, como Portugal y España. En el informe “El barril de pólvora del noroeste”, presentado en Lisboa y en Madrid, la WWF se refiere que los expertos señalan, “además de los problemas estructurales detectados para todo el noroeste y los escasos inversiones en prevención, importantes deficiencias en la estrategia de extinción”.

A diferencia de España y de otros países mediterráneos, subraya, “Portugal no cuenta con una estructura profesional y especializada dedicada a la prevención y extinción de incendios”. Pero, también, “no han existido programas de prevención de conductas de riesgo que incluyan la formación o la búsqueda de alternativas para el uso generalizado del fuego, a pesar de que la mayoría de los incendios se debe a la negligencia”, añade la organización de conservación de la naturaleza.

En promedio, en Portugal, hay un 35% más de casos que en España y arde más del 20% de la superficie, a pesar de la zona agroforestal ser un 80% más bajo, según los datos citados por la WWF. “De hecho, Portugal es el primer país de Europa y el cuarto del mundo con la mayor masa forestal perdida, hasta el momento, en el siglo XXI, debido, en gran parte, a los incendios forestales que asolan al país todos los veranos. En promedio, por año, se registran alrededor de 17 mil casos y arden alrededor de 120 mil hectáreas”, resume.

Los ecologistas explican que el comportamiento del fuego ha cambiado, esto es, la manera como la vegetación arde y como el fuego se propaga, y el cambio climático han alterado la distribución de los incendios a lo largo del año, con la estación de alto riesgo de incendios a no ceñirse sólo a julio y agosto, “se extiende de mayo a noviembre”.

El noroeste ibérico, o sea, el centro y el norte de Portugal, Galicia y Asturias en España, “es, de lejos, la zona de la Península más azotada por los incendios forestales”, concreta la WWF. En España, en 2017, los 16.981 solicitudes de ayuda registrados hasta el 31 de octubre, el 94% se produjeron en el norte del Tajo. “De manera recurrente, distritos como el Oporto, Braga, Viana do Castelo, Vila-Real y Viseu, así como Galicia, Asturias, Cantabria y León arden en olas devastadoras, que parten de una combinación letal de factores: por una vegetación exuberante, un clima cada vez más seco y caliente durante el verano, el fuerte abandono rural y la selva y un uso generalizado del fuego como herramienta – el 56% de los incendios portugueses tienen su origen en conductas negligentes”, resume la organización.

No se puede culpar a el eucalipto o el pino de los grandes fuegos 

La organización de conservación de la naturaleza WWF defendió además que “no se puede culpar a el eucalipto o el pino” de los últimos grandes incendios, considerando ser este uno de los “mitos” que reflejan intentos de escapar a la responsabilidad política.

“No se puede culpar a el eucalipto o el pino por lo que ha sucedido, pero podemos acusar el modelo territorial y la ausencia de políticas que promuevan la planificación del paisaje coherente”, subraya la WWF en un trabajo presentado hoy en Lisboa y en Madrid.

Facebook Commentarios