Se la tenía jurada a Fuerza Popular por el fuego cruzado contra la gobernabilidad y lo disfrutaba desde el Congreso (afirma que busca desprestigiar al Congreso y cerrarlo, que existe una persecución política contra Keiko), trabas de la lucha contra la corrupción, que es un presidente débil y sin partido.

Entonces hay que darles de su propia medicina y hoy el presidente de la República anunció que estas observaciones están siendo entregadas al Congreso. La norma dispone “la ejecución humanitaria de la pena” para algunas personas condenadas mayores de 65 años que certifiquen desde su encierro enfermedades o condiciones de discapacidad.

El mandatario criticó que la propuesta, presentada por la congresista Yeni Vilcatoma, haya sido rápidamente por el Pleno. “Necesitamos una norma que sea debatida a profundidad, que vea todas las aristas en la norma para evitar que se puedan filtrar personas encarceladas que sean un peligro para lo sociedad”.

Una ley con nombre propio por más que los fujimoristas quieran maquillarla. Quiere decir que la autógrafa vuelve al Congreso y para ser reconsiderada necesita la votación más de la mitad de los congresistas. Mejor dicho, le salió el tiro por la culata…

 

Facebook Commentarios
Jaime Uribe Rocha Periodista y columnista en medios escritos, experto en marketing político