Cuando los días comienzan a acortarse en el invierno del hemisferio norte, aumentan las preocupaciones sobre la falta de luz solar – y una posible deficiencia de vitamina D. Para muchos, la salida es tomar suplementos.

Los comprimidos de vitaminas D2 y D3 están disponibles sin receta médica – en varios países – y han sido asociados a la mejora de la inmunidad y de síntomas como cansancio, debilidad muscular, dolor en el hueso e incluso de depresión. Se cree que ellos también ayuden a prevenir el cáncer y síntomas del envejecimiento.

Beneficios de la vitamina D

Una investigación de la consultora de mercado Mintel indica que un tercio de los adultos británicos incluye la vitamina D en su cóctel de suplementos diarios – pero su uso indiscriminado causa controversia en la comunidad científica.

La mayoría de los expertos reconoce los beneficios de la vitamina D para la salud de los huesos, ya que ella contribuye en la regulación del calcio y del fosfato en el cuerpo.

Es por eso que aquellos que tienen deficiencia de la vitamina son animados a tomarla a través de suplementos. Y ese número es mayor de lo que muchos piensan: un estudio estima que alrededor de un 20% de la población del Reino Unido tiene una profunda deficiencia de vitamina D, por ejemplo.

El que algunos médicos defienden es que, para las personas sanas, la vitamina D no es una forma de prevenir enfermedades. Así, quien estuviera con niveles normales de la vitamina no necesitaría de los comprimidos.

Entonces, ¿cuál es la recomendación?

INDICADO SÓLO PARA AQUELLOS QUE TIENEN RIESGO DE DISCAPACIDAD

Seguro te interesa  Covid-19: Estados Unidos duplican la inversión en un proyecto de vacuna

A pesar del nombre, la vitamina D no es una vitamina. Es en realidad una hormona que promueve la absorción de calcio por el cuerpo. El desafío es que, con la excepción de algunos alimentos como el pescado azul (entre ellos el salmón), la vitamina D es difícil de encontrar en una dieta normal.

Pero ella puede ser producida por la piel cuando entra en contacto con los rayos ultravioletas B – los rayos solares.

Hay dos tipos de vitamina D. el primero es El D3, que se encuentra en los animales, incluidos los peces, y es el tipo de la piel produce cuando se expone al sol.

El segundo es el D2, que viene de los alimentos vegetales, incluidos los hongos. Estudios han demostrado que el D3 es más eficiente, y las conclusiones de un meta-análisis de 2012 afirman que esta es la opción preferida para la suplementación.

Estas directrices y la onda de alimentos fortificados con esta vitamina, como la leche, surgieron en la estera de lucha contra el raquitismo a mediados del siglo 20. Sabemos que los niveles bajos de vitamina D reducen los niveles de calcio en el cuerpo, lo que lleva a la reducción de la densidad ósea y puede causar raquitismo en niños y bebés.

También se sabe que la baja de vitamina D puede causar debilidad muscular y fatiga.

Un estudio publicado en el American Journal of Medical Sciences descubrió que los niveles bajos eran comunes en las personas con cansancio extremo y que los síntomas no han mejorado después de cinco semanas de ingesta de suplementos de vitamina D.

Seguro te interesa  Covid-19. El déficit de proteína está detrás de los casos graves de enfermedad.

Otro estudio de la Universidad de Newcastle ha descubierto que los niveles bajos pueden reducir la eficiencia de las mitocondrias, productoras de energía. Estudios con pacientes con cáncer mostraron efectos similares. La vitamina D puede estimular la regulación del sistema inmunológico a eliminar las bacterias.

HUESOS FRÁGILES

A pesar de la importancia de la vitamina D, sus beneficios no necesariamente implican que las personas con niveles saludables de hormonas que necesiten suplementá de él.

Más que eso, expertos como Tim Spector, profesor de epidemiología genética de la King’s College de Londres, afirma que incluso las directrices actuales para la suplementación de vitamina D – indicada para fortalecer los huesos y evitar fracturas – se basan en estudios “probablemente fallos”.

Algunas de estas investigaciones, por ejemplo, incluían poblaciones de la tercera edad que viven en asilos – personas que no se exponían con frecuencia al sol y que estaban más propensas a sufrir fracturas y osteoporosis que la población en general.

Facebook Commentarios